El paso a Secundaria en tiempos del COVID-19

Autora: Noemí Martín (Profesora de Primaria)

#MejorNormalidad

menudo los profesores y profesoras del último Ciclo de Primaria nos cuestionamos ¿estamos dando el máximo a nuestro alumnado? ¿les estamos proporcionando las herramientas adecuadas para defenderse en el futuro? ¿cómo gestionarán nuestros alumnos el paso a secundaria? ¿les estamos preparando bien para el instituto? Preguntas fruto de nuestra potente auto-exigencia que, creíamos, solo se iban a resolver con la prueba irrefutable del tiempo. 

Las familias por su parte nos comparten con cariño sus miedos sobre el cambio de etapa y ambos lados tratamos de coordinarnos para ofrecerles a los niños todo aquello que pensamos les será de utilidad en el futuro; en el ámbito académico, emocional y competencial. 

Hemos tratado de proporcionarles competencias intrapersonales, interpersonales y emocionales en cada situación imaginable; insertadas en cada clase, camufladas dentro de lo académico, disimuladas dentro de cada conversación “casual” en los pasillos…Todo lo posible para que el cambio de centro fuera lo menos duro posible.

Y la vida, que es impredecible, nos ha vuelto a demostrar que a veces las cosas ocurren antes de lo esperado, que no podemos tener todo bajo control y en cualquier segundo todo puede cambiar. A mitad de curso, en plena preparación para el cambio de etapa, nos hemos visto obligados a transformar por completo el concepto que teníamos de colegio y construir uno nuevo sobre la marcha.

No hemos podido esperar al paso a secundaria para comprobar si nuestro alumnado había consolidado esos conocimientos. Esta pandemia mundial nos ha obligado a ponernos a prueba y a sacar lo mejor de cada uno en estos dificilísimos momentos.

El paso a Secundaria Trilema Sagrada Familia Pero, aunque el Covid-19 ha venido cargado de malas noticias, a nosotros se nos llena el corazón de alegría y orgullo cada vez que observamos a nuestro alumnado. Nos han demostrado no sólo que habían adquirido todas aquellas habilidades que tanto nos preocupaban, sino muchas más de las que esperábamos. 

Se han gestionado sus propios horarios, han trabajado en equipo telemáticamente, han aprendido a utilizar tecnologías que desconocían en un tiempo record e incluso han organizado video-llamadas para resolver dudas de compañeros. No podemos sino hincharnos de felicidad viendo como muestran una admirable capacidad de adaptación, autonomía, gestión emocional, flexibilidad y resiliencia. 

Todos nuestros alumnos han tenido que enfrentarse de forma autónoma a retos de cierta dificultad bajo una enorme presión emocional. ¿Acaso no podría ser esa una buena definición del primer curso de secundaria de un/a preadolescente? 

Podemos decir orgullosos que ahora sí, tenemos la certeza, de que nuestro alumnado sabe enfrentarse de forma autónoma y responsable a nuevas dificultades, por lo que estamos más que seguros de que el paso a secundaria será un gran año para todos ellos.

 ¡Esperaremos ansiosos a que pasen por el colegio a contarnos cómo están viviendo su nueva etapa!

Un Trimestre Zero para volver a empezar

Autor: Martín Varela, subdirector de la Fundación Trilema

Nueva normalidad Trimestre Zero

 

Hemos acuñado el hashtag #MejorNormalidad en pleno inicio de vuelta progresiva a la rutina. Una inspiración de uno de los abuelos de la Fundación para guiar nuestros pasos hacia delante. Y es que detrás de esa “nueva” normalidad a la que se supone volveremos, quizás todos sabemos que puede que tenga poco de “normalidad”.

Tras ese lema, más que un propósito, una visión.

La visión se torna fundamental hoy más que nunca. Lejos de ser un sueño vano, está muy ligada a la sabiduría, y una sabiduría práctica.

Bob Johansen, en su afamado libro Los líderes crean el futuro, ya vaticinaba que en un entorno VUCA (Volátil, Incierto -Uncertain-, Complejo, Ambiguo) es necesaria una alta dosis de visión de futuro. Para liderar es necesario ser fuente de inspiración y saber gestionar el proceso transformador que requiere hoy el cambio en las organizaciones.

Hoy además, con rapidez. Casi con urgencia. La agilidad como clave en el liderazgo y en la pedagogía ya estaba de moda antes de la crisis que vivimos (para saber más, puedes descargar este libro de manera gratuita o ver nuestro webinar). Hoy sus criterios se imponen con mayor relevancia.

Pedagogías ágiles para el emprendimiento

La agilidad es una forma de adaptarse a los cambios anticipándose a los tiempos. 

En ella, la visión, la colaboración y la creatividad son competencias esenciales (como se señalaba en JOINER, B., y JOSEPHS, S. (2007). Leadership Agility. John Wiley & Sons, Inc.).

Juan Freire, Decano Académico del Tecnológico de Monterrey (México) y co-fundador de Teamlabs, incidía en estas claves en nuestras Jornadas EQAp.

Un líder y una organización ágil debe:

  1. Imaginar “lo imposible”. 
  2. Aprender rápido y desaprender. 
  3. Ser un desarrollador de personas.
  4. Saber ejecutar.

Y es que saber pasar a la acción es fundamental. Más en educación. Ese es el motivo por el que la Fundación Wallace, entidad especializada en liderazgo escolar, subraya que, si bien todas esas características de líder son fundamentales, el directivo de un centro educativo debe tener un rasgo más esencial: capacidad de impactar positivamente en los aprendizajes de los alumnos.

Como bien le gusta subrayar a nuestra presidenta, Carmen Pellicer, la visión no es un sueño, es un acontecimiento. Ocurre. ¡Haz que ocurra! Y ocurrirá. Porque volveremos a las aulas. Y nos la jugamos en la capacidad de anticipación.

Toca prepararse, para esa mejor normalidad. Porque sí, es normal tener diferentes y múltiples niveles en cada aula. También necesario sacar el mayor provecho a los espacios. Por supuesto, es habitual la necesidad de mejorar en el uso de la tecnología, y es normal que nadie sea normal y que cada uno necesite su itinerario de aprendizaje… Lo que se sale de la normalidad es la conciencia clara de que, ante una vuelta incierta a la escuela, toca reinventarse y abrazar estos desafíos con la mayor eficacia posible.

Nos embarcamos con la experiencia recorrida por nuestras escuelas y la fuerza que nos da la Red de Escuelas que Aprenden a hacerlo realidad, a que la visión ocurra.

Más allá de ocurrencias visionarias alejadas de la realidad escolar, con la didáctica aplicada de las funciones ejecutivas, la enseñanza por ámbitos y multinivel, las rutas personalizadas de aprendizaje, las herramientas ágiles para la autogestión del aprendizaje y muchas otras posibilidades; abordaremos lo que hemos llamado el TRIMESTRE ZERO: Una nueva manera de comenzar.

Propuesta para salir reforzados Post-COVID19

Si tienes alguna duda, puedes pedir información y te asesoramos: escríbenos.

Debemos prepararnos. Por fidelidad a nuestra vocación como educadores y a nuestros alumnos. Se merecen y necesitan volver a la escuela. Más allá de lugar de aparcamiento o conciliación laboral, como oportunidad única de seguir soñando con sus vidas y creciendo desde las fronteras de las propias circunstancias.

“Una visión compartida no es una idea. (…) Es una fuerza en el corazón de la gente, una fuerza de impresionante poder. Puede estar inspirada por una idea, pero si es tan convincente como para lograr el respaldo de más de una persona, cesa de ser una abstracción. Es palpable. Pocas fuerzas humanas son tan poderosas como una visión compartida”

Peter Senge

¿Compartes nuestra visión? ¡Hagámosla realidad! Por una #MejorNormalidad.