Autora: Cristina Martínez (Profesora Infantil Trilema La Pobla Llarga).

Aprender a pensar en Escuelas Trilema para desarrollar el pensamiento crítico, creativo, riguroso y ético

El modelo didáctico ‘Aprender a pensar’, se aplica en Escuelas Trilema desde el ciclo infantil. Este modelo, permite acompañar a los alumnos y estimular sus aprendizajes. En definitiva, permite entrenarles en diferentes habilidades. El objetivo último, es que aprendan a resolver mejor sus problemas, a tomar decisiones, a trabajar en equipo. Pero por supuesto, que aprendan a pensar mejor, trabajando el pensamiento crítico, creativo, riguroso y ético.

¿Qué sucede en nuestras cabezas cuando estamos aprendiendo? La capacidad que tiene nuestro cerebro para aprender es asombrosa e inimaginable. Continuamente, las neuronas que hay en él, están cambiando y desarrollando infinitas conexiones y circuitos. A través de ellos, pasa toda la información. Pero no toda se transforma en conocimiento.

Los docentes tenemos el gran reto en nuestras aulas, de conseguir que la información se transforme en conocimiento. Debemos estimular el aprendizaje profundo y el pensamiento.

Entonces, ¿cómo hacer que el aprendizaje sea eficaz? Múltiples y variados factores, pueden ayudar o dificultar este proceso en gran medida:

      • La motivación,
      • el estado de ánimo,
      • el medio ambiente,
      • las condiciones en las que nos encontramos,
      • la ayuda de los docentes,
      • la ayuda de los recursos tecnológicos,
      • el estilo de aprendizaje,
      • el tipo de actividad,
      • otros recursos y materiales,
      • el apoyo de nuestra familia y amigos,

Debemos conseguir que, nuestros alumnos ya desde pequeños, alcancen un aprendizaje y un pensamiento más eficaz. Un pensamiento profundo, crítico, creativo y riguroso. Por ello, en infantil ya empezamos a estimular diferentes habilidades mentales. Entrenamos diferentes tipos de aprendizajes y de pensamientos, para que terminen controlándolos:

      • Prestar atención,
      • generar preguntas,
      • observar de forma exhaustiva,
      • determinar las causas,
      • ponerse en el lugar del otro,
      • generar ideas,
      • comparar y contrastar,
      • escuchar activamente,
      • focalizar en la tarea,

Representan dinámicas de trabajo que contribuyen a formar personas más competentes en el futuro. Y en consecuencia, más críticas, creativas, éticas y rigurosas.

Una de las primeras cosas que debemos hacer es conocer a nuestros alumnos. Descubrir sus fortalezas y debilidades del mismo modo que los alumnos deben conocerse a sí mismos. Sus estados de ánimo, de qué manera aprenden mejor, qué estrategias y recursos les resultan más motivadores o facilitadores…

 

¿Por qué aprender a pensar en nuestras escuelas?

 

En Escuelas Trilema, hacemos uso de diversas estrategias de pensamiento, para estimular y entrenar el pensamiento en las aulas. Por ejemplo, utilizamos las rutinas de pensamiento o destrezas de pensamiento. Las utilizamos en diferentes momentos, con diferentes contenidos y de forma sistemática y rigurosa. Con ellas, trabajamos una serie de secuencias de pensamiento de forma consciente, que es lo que hace nuestra mente de forma inconsciente ante cualquier situación.

Llevando a la práctica habitual las estrategias de pensamiento, y haciéndolas explícitas, ayudan a un entrenamiento riguroso del pensamiento crítico y creativo. En definitiva, ayudan a que nuestros alumnos piensen mejor y sean más eficaces.

Además, trabajamos terminología específica, para que puedan describir lo que ocurre en sus mentes mientras piensan y aprenden. Así, les enseñamos también a dominar lenguajes relacionados con el pensamiento y con el aprendizaje. Al mismo tiempo, vamos documentando el aprendizaje y creando diferentes productos. El objetivo es ayudarles a recordar y a organizar la información. Para que comprendan con más profundidad aquello que están trabajando.

 

Evidencias en las aulas: Documentar el pensamiento

 

Algunas de las evidencias y productos que generan, se encuentran en las paredes de nuestras aulas y de los espacios comunes. ¡No se trata de decorar!. Más bien, de documentar el pensamiento y el aprendizaje. Debemos usar diferentes metodologías, diferentes agrupaciones, trabajar la reflexión, la comprensión, que memoricen lo importante, utilizar las TICs…

Aprender a pensar en Escuelas Trilema. Evidencias para documentar el pensamiento y el aprendizaje.

Quedémonos con esta frase de Carmen Pellicer, que recoge la esencia del día a día de lo que hacemos en nuestras aulas:

“Sigamos poniendo nuestra pasión, nuestro compromiso y sabiduría en lo que hacemos, ya que poseemos la maravillosa experiencia de educar y tenemos el poder y la magia de cambiar la mente y el corazón de un niñ@”.