Aprender enseñando

Autora: Aroa Jiménez (Profesora de Educación Secundaria Trilema Soria)

Aprender enseñando

Cuando entré en el cole y me comentaron que todos escribiríamos un artículo sobre educación pensé, ¿de qué voy a hablar yo? ¡Si soy una novata!  Y eso que pensaba que me enfrentaría a un curso “normal”, con sus clases presenciales, trabajo codo con codo con los compañeros, relaciones cercanas con los alumnos viéndoles crecer y cambiar tanto física como intelectual y madurativamente… pero no. El mundo se puso patas arriba y quiso que mi primer año de docente fuese diferente. Sin embargo, puedo decir que he aprendido más de lo esperado. El codo con codo se trasladó de pantalla a pantalla, pero eso no ha hecho que el espíritu de trabajo en equipo desaparezca; es más, nos ha unido más. 

De hecho, esta situación ha provocado que haya aprendido más. Me he convertido en otra alumna que ha tenido que adaptarse a la situación, aprender a manejar nuevas aplicaciones y motivarse y motivar al resto. Así que sí, he aprendido más que nunca en todos los sentidos, pero sobre todo en el educativo. 

La mayoría, cuando entra en una clase por primera vez (ya sea como alumno o como profesor) cree que su objetivo es sacar buenas notas, aprender bien los contenidos… pero no. Para mí la educación siempre ha sido algo más, algo mucho más complejo y profundo que simplemente impartir contenidos, y esto es algo que he comprobado en estos pocos meses de experiencia en Trilema. Voy a usar el nombre del colegio para contaros algunas de esas cosas que creo que lleva implícitas la educación (aunque hay millones más). 

T de talento. La educación a través de todas las estrategias y metodologías que existen busca sacar adelante y descubrir el talento oculto de cada uno de nuestros alumnos. Porque, sí, cada uno tenemos el nuestro.

R de respeto. La educación, si no incluye el aprendizaje y el desarrollo del respeto, no sirve para nada. Me parece una cualidad fundamental a desarrollar y lo he trabajado con distintas dinámicas como el debate, por ejemplo.

I de inteligencia, o más bien, inteligencias múltiples. Tenemos cientos de alumnos en los coles, y ninguno es igual a otro, ni se parece lo más mínimo, por lo que el fomento de las inteligencias múltiples es imprescindible en un aula. Con la variedad de dinámicas que usamos es posible fomentarlas.

L de logros. Cualquiera, por pequeño que sea, es un éxito. Y es que el refuerzo positivo o la educación en positivo me parece la mejor arma para motivar.

E de empatía, otra cualidad que al igual que la de respeto, me parece imprescindible. No solo en el ámbito de la educación, sino en el de la vida. Y, al fin y al cabo, aquí les preparamos para la vida también. 

M de madurez. La que alcanzan l@s chic@s en su paso por el cole, en todos los sentidos cuando les ves marcharse como personas verdaderamente completas, con unos valores increíbles. Ese es el verdadero éxito de la educación. 

A de amor. Sin amor nada se aprende y sin amor, nada se enseña. 

Gracias a todos por este año, por la oportunidad y, sobre todo, gracias a mis compañeros, pues sin ellos mi aprendizaje no habría sido el mismo. 

Feliz verano.

Una paleta de sueños

Autora: Carina Varela (Directora en Trilema Avda. América)

Una paleta de sueños

El 2 de septiembre, llenos de ilusión y con muchos proyectos en el tintero, nos reuníamos para empezar a escribir un nuevo curso, el curso 2019-20. Bueno más que a escribir… a pintar, porque escrito ya estaba. 

Cada uno de los que formamos el claustro del colegio Trilema Avda. América ponemos color al día a día del cole. Por eso, bajo el lema #MejoresJuntosQueSolos hemos ido plasmando en ese ‘lienzo en blanco’ que son nuestras aulas cada inicio de nuevo curso, las líneas, puntos y manchas de diferentes colores que le han dado forma.

 A nuestros alumnos y sus familias los recibimos entonces entre besos y abrazos y al son de La Revolución canción de Sofía Ellar, (algo premonitoria)  que decía : “… lo que jamás será vencido es todo aquello que se ha unido por un solo corazón…”, “… no hay temor, no hay enemigo que derrote nuestra unión”. Esos versos los tarareamos hasta el final de esa primera semana que culminó con la alegría de una fiesta de colores, jornada festiva que pintó en el cielo un arco iris que nos recordaba ese puente de unión que nos gusta mantener vivo en nuestra Comunidad Educativa.

Y así, sin casi darnos cuenta, entre retos, aprendizajes y celebraciones, diciembre llamaba a la puerta y se la abríamos de par en par para dar paso a la luz, a la luz de Belén y a la luz de nuestra “Ciudad Trilema”, que como su nombre indica, reunió a toda la familia Trilema en una gran fiesta, que fue la última celebración del aprendizaje del año 2019. 

Llenos de luz, al son de villancicos y satisfechos de haber sido también luz para otros en ese primer tramo del curso, nos despedíamos esperando reencontrarnos en un 2020 que nos traería más fuertes, con energías renovadas y ganas de seguir caminando.

Enero nos volvió a unir, y el frío que lo caracteriza no congeló nuestras ganas de inventar, crear, avanzar… Comenzábamos el recién estrenado 2020 con nuestro tercer proyecto, el ‘Museo de Historia’ se iba llenando de evidencias de la historia de España y, de alguna forma, también de nuestra historia personal, escolar… Huellas imborrables que vamos dejando cada uno de nosotros en cada rincón de la escuela.

Despedimos enero, pero no al frío invierno, envueltos en poesía. Nuestros alumnos nos abrigaron con cálidos versos y nos llenaron de orgullo las dotes de esos pequeños grandes poetas en el Certamen de Poesía Interescuelas.

Cupido lanzó sus flechas y allá por San Valentín, nos enamoramos de un nuevo proyecto: #Fluye. Fluye venía a cuidarnos, a entrenar buenos hábitos de alimentación, descanso y a ponernos en forma. Nuestro centro convertido en Triwellness abrió sus puertas en una jornada llena de actividad y en pocos días nuestros alumnos de 5º y 6º pusieron en marcha su departamento CIA de investigación, en el que ninguna enfermedad ni virus se les resistía. Hasta que llegó uno que amenazó con fuerza a toda la humanidad, obligándonos a cerrar las puertas de nuestro cole.

Entre sorpresa, incertidumbre y preocupación nos dijimos adiós un 11 de marzo, pensando que en 15 días estaríamos de vuelta. Pero resultó que aquel virus, con aires de realeza, no tenía intención de irse pronto. 

Nuestro lienzo tan colorido se tiñó de añil en un primer momento, pero este grupo de artistas no estaba dispuesto a permitirlo y sin hacerse esperar sacaron sus paletas que además de colores estaba llena de sueños. Agitaron sus pinceles al aire y volvieron a llenar todo de color. Descubrieron que con sus colores podían hacer magia y solo así lograron permanecer #MasCercaQueNunca a pesar de la distancia. Pintaron nuevos caminos a través de las pantallas, las llamadas, los emails… Abrazaron y enseñaron con el corazón y se esforzaron por mantener bien atado ese lazo que nos mantiene unidos a maestros, alumnos y familias, haciendo más real que nunca ese #MejoresJuntosQueSolos.

Y ahora que el curso llega a su fin, contemplamos de nuevo el lienzo; los mismos colores igual de vivos, pero nuevas formas, líneas y texturas adornan ahora la composición. Y una palabra en mayúsculas lo encabeza: GRACIAS. 

Gracias porque aunque no ha sido fácil, hemos tenido la oportunidad de reinventarnos, crear, superar retos e inventar soluciones a cada obstáculo.

Gracias a las familias por compartir con nosotros la difícil tarea de enseñar. Hubiera sido imposible sin su apoyo.

Gracias por las ayudas recibidas para que nuestras familias contasen con lo necesario. Imprescindible la solidaridad.

Gracias por ser parte de un gran EQUIPO humano y profesional que es LA FUNDACIÓN TRILEMA. Cada ’empujón’ ha sido fundamental para mantener el ánimo.

Gracias por haber descubierto que JUNTOS PINTAMOS MÁS. Un equipo de profes incansables remando juntos.

Ahora toca dejar a remojo los pinceles, pero como buenos artistas, nuestra paleta sigue llena de sueños. Soñaremos con esa vuelta a la escuela, con ese reencuentro sin pantallas de por medio en el que iniciaremos con paso firme la ruta hacia una #MejorNormalidad.

El porfolio del confinamiento

Autor: Martín Varela, subdirector de la Fundación Trilema

El porfolio del confinamiento

Aprender siempre es motivo de alegría. Ese es el leitmotiv y la razón por la que en nuestras escuelas hemos acuñado, desde que comenzamos a dirigirlas, las “Celebraciones del Aprendizaje”. No hay nada más importante que celebrar y por lo que alegrarse en una escuela que el hecho de aprender. Es su razón de ser. 

En nuestro modelo de proyecto finalizamos cada uno de ellos con este día festivo. Una oportunidad para compartir con toda la comunidad educativa parte de lo ocurrido en los procesos de aprendizaje, una ocasión para verbalizar lo más importante vivido. Ambientado de maneras diversas y creativas por parte de profesores y alumnos, lo que provocamos es un nuevo momento de reflexión y narración sobre las evidencias (que demuestra qué he aprendido), apoyados en el porfolio del proyecto.

Los que nos habéis seguido en nuestros webinars sobre las decisiones tomadas en este final de curso y cómo comenzar el próximo, sabéis que nuestros alumnos han realizado el porfolio del confinamiento. Esta semana tendrán lugar las celebraciones del aprendizaje con este porfolio como eje vertebrador. Será uno de los momentos más emocionantes de este histórico y especial curso escolar. Si siempre esperamos con ilusión las celebraciones del aprendizaje, en esta ocasión, y como la tecnología nos lo va a permitir, nos podremos asomar a este instante único.

Evaluar desde el narrar, desde la reflexión compartida y desde el acompañamiento personal, emocional, humano. Un modo de tratar la evaluación que nos permite afirmar desde la realidad vivida en nuestras escuelas que “evaluar es aprender”. Solo este enfoque puede promover que nuestros alumnos verbalicen sobre nuestras escuelas como lo hizo Natalia en el Webinar Kids de Alimentando el Cambio promovido por Ashoka (puedes escucharla a partir del minuto 1:03:17).

Y este es el motivo por el que a las escuelas que os acompañamos en los procesos de asesoría desde el programa Trimestre Zero os insistimos que, de una manera u otra, deis eco, respuesta, posibilidad de narración a la experiencia vivida en estos meses.

La experiencia es motivo y desencadenante de aprendizajes múltiples. Esta narración de la propia experiencia y la posibilidad de aprender sobre ella de manera integrada y constructiva dependen del interlocutor: a quién le cuentas lo vivido. La escuela, tú profesor, profesora, juegas un papel primordial en cómo y qué preguntas o qué eco y acogida das a esa experiencia narrada.

Es también un sano ejercicio a realizar, como escuela y profesores, de cara a afrontar el incierto curso que viene. ¿Qué hemos aprendido? ¿Cómo sería nuestro porfolio del confinamiento? ¿Qué evidencias podrías aportar el curso que viene para mostrar que realmente hemos aprendido de esta experiencia de meses? ¿En qué crees que habréis progresado?

Puede que tu porfolio del confinamiento como docente contenga alusiones que queden en tu intimidad, en casa, en tu hogar. Donde has afrontado la incertidumbre, te has superado cada mañana para dar lo mejor de ti mismo a tus alumnos y a tu propia familia. Quizás compartir una pequeña parte de estos logros, retos superados o errores de los que quieres aprender, verbalizarlos con y como quieras, sea también una oportunidad para celebrar “pedagógicamente” que el final de curso se acerca. Y, con ello, pronto descansar para afrontar con orgullo e ilusión renovada el próximo curso.

La nueva normalidad en los centros educativos

Autor: Sergio de Andrés del Pozo (Profesor Educación Primaria Trilema Avenida de América)

La nueva normalidad en los centros educativos

La vuelta a la Nueva Normalidad dentro de los centros educativos se presenta como un reto o desafío en el cual tanto familia, PAS, profesores y alumnos tenemos que ir de la mano, metafóricamente hablando. Debemos ser conscientes de la situación que nos va a tocar vivir durante un periodo de tiempo aún indefinido, sabiendo empatizar, comprometernos y manteniendo una actitud positiva para hacer más llevadero todos estos cambios que van a surgir en nuestro día a día en las aulas. 

Para que todo esto se lleve de la mejor manera posible, han llegado a nuestras vidas una serie de conceptos como gel hidroalcohólico, mascarillas, distancia social etc., que nuestros alumnos ya comienzan a tener muy interiorizados en su vocabulario y en su día a día, siendo este aspecto un punto muy importante a favor para una convivencia segura y adecuada en las escuelas.

A continuación paso a destacar algunos de los puntos que debemos tener en cuenta la gran familia que formamos el día a día en nuestros centros educativos mientras llega ese ansiado momento que todos deseamos de una vacuna contra este virus que está azotando de manera importante en nuestra sociedad o un buen tratamiento que  permita normalizar nuestras escuelas. 

  • EN CUANTO A DISTANCIA DE SEGURIDAD: En nuestras escuelas este concepto que tanto alumnos como profesores, padres y PAS ya tenemos implícitos en nuestro día a día será una norma fundamental manteniendo entre todos nosotros la distancia de seguidad para reducir el riesgo de contagio en zonas comunes, aulas, pasillos, patio  etc…. 
  • CLASES ONLINE:  En este punto, si se produjera, jugaríamos con la ventaja que ha supuesto estar durante un trimestre largo trabajando en confinamiento desde nuestras casas a través de las nuevas tecnologías. Todos nos hemos apoyado, y en general hemos aprendido más de lo que sabíamos antes de comenzar esta pandemia. Pero si algo ha quedado claro es que las clases online no pueden sustituir lo que sucede en la escuela. Tal y como recoge la ministra Celaá en su último informe: “con esta pandemia se ha demostrado que la escuela es esencial” y que el aprendizaje online “no puede sustituir al aprendizaje presencial” ni la interacción “entre docentes y alumnos”.
  • GELES HIDROALCOHÓLICOS Y LAVADO DE MANOS: A nuestros hábitos de higiene que veníamos manteniendo siempre en la escuela, ahora se le añade estos geles.  En esta nueva normalidad que nos va a tocar vivir se hacen imprescindibles, debiendo ser un elemento de uso diario y continuado en nuestras aulas para mantener una protección adecuada en todo momento. Por ello, en nuestras escuelas en todos sus espacios estarán presentes estos geles. 

El lavado de manos continuará siendo un hábito primordial, como se venía realizando antes de esta nueva situación, aumentándose y recordándoles a todos nuestros alumnos la importancia que ello conlleva.

  • Otro aspecto importante en donde toman una gran importancia nuestro personal de PAS será LA LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN DE AULAS, BAÑOS Y ZONAS COMUNES las cuales serán revisadas y desinfectadas durante varios momentos del día para eliminar cualquier tipo de contagio a nuestros alumnos y personas que convivimos allí a diario. 
  • El centro dispondrá de MEDIDORES DE TEMPERATURA CORPORAL A DISTANCIA para tomar la temperatura de una manera rápida segura a sus empleados.

Por todo ello, se debe trabajar en ese horizonte de volver a las aulas con las máximas condiciones posibles de seguridad por el bien de todos, pues la escuela es un lugar de esperanza. La escuela nos da vida, nos da aire. La escuela es el lugar donde decimos YO, pero hacemos el NOSOTROS. Es fundamental que tratemos de mantener esto en la vuelta al colegio de septiembre.

Para concluir recordando la frase: “una imagen vale más que mil palabras” os dejo unas fotos para reflexionar…

Nueva normalidad

La asignatura de los porqués

Autora: Patricia de Oliveira (Profesora de Educación Secundaria Trilema Soria)

La asignatura de los porqués

Debido a mi edad, no puedo escribir desde la larga experiencia, así que he decidido compartir cómo funcionan mis clases de Geografía e Historia. ¿Qué tienen de distinto? Las casas de Hogwarts, los hilos conductores y los retos.

No creo en las fórmulas mágicas, pero poco a poco he ido trabajando en una dirección que, año tras año (y fallo tras fallo), se ha ido convirtiendo en mi propio libro de hechizos.

Casas de HowardsEl primer paso, las casas de Hogwarts. Como buena Potter aficionada empezamos el curso repartiendo el grupo en las 4 casas de Hogwarts a partir de unos juegos de presentación que relacionamos con las virtudes asociadas a cada casa: Slytherin, ambición; Gryffindor, valor; Hufflepuff, trabajo y esfuerzo y Ravenclaw, erudición.

Todo lo que hagan se convierte en puntos positivos y puntos negativos. Al final de cada trimestre damos la copa a la casa ganadora y su merecido premio. ¿Qué da puntos? Los retos, los libros de Plan Lector, mantener su espacio de trabajo limpio, colaborar y ayudar los compañeros, mejorar en sus reflexiones… Todo lo relacionado con la convivencia y la competencias básicas se convierten en puntos de casas. A medida que nos conocemos, los puntos de casas también son retos de crecimiento personal individualizados a cada uno de ellos.

El segundo paso, los hilos conductores. ¿Cuánto dura el tiempo? ¿Cómo alejar el caos? o ¿Por qué abrimos ventanas al pasado? son ejemplos de estos hilos que al principio provocan confusión. Poco a poco la confusión se transforma en atención y curiosidad “¿qué me preguntará ahora?”.

Me fascina verles en los pasillos compartiendo la información e intercambiando opiniones sobre cómo contestar a los famosos hilos. Para algunos, es un desafío y se lo toman realmente en serio. Para otros, es un espacio para dar rienda suelta a reflexiones personales. Eso sí, en todos los casos hay una respuesta que acaba de dar forma a todos los contenidos desgranados en pequeñas pistas a lo largo del proyecto.

Por último, los retos. Se enfrentan diariamente a los grandes desafíos de un historiador. Al principio son pequeñas definiciones pero poco a poco se transforman en investigaciones.

Investigan, dan pequeñas conferencias, se retan a sí mismos, reflexionan, argumentan y, lo más importante, relacionan o conectan el contenido. Reproducen el método científico de la historia, descubren las ciencias sociales y ahondan en los conocimientos. Buscan diferentes fuentes de información, quedan para ir a la biblioteca… Traer una fuente bibliográfica y no webgrafía es un plus. Y muchos pelean por ese plus.

Es realmente fascinante verles construir poco a poco el conocimiento a partir de las pistas, la investigación y, sobre todo, el juego. Es un proceso paulatino. Lo Porquésmás importante es la confianza mutua donde, además, siempre hay un espacio para sus propias investigaciones.

Pero también, y no menos importante, el aula es un espacio de autoconocimiento. Se enfrentan a sus debilidades, refuerzan sus fortalezas y descubren cosas nuevas sobre ellos mismos.

Recientemente, despidiéndome del grupo de 4º de la ESO, compartimos experiencias de la asignatura y un alumno decía: “Geografía e Historia es la asignatura de los porqués. No preguntamos y cuestionamos todo y buscamos su porqué”.

Esta inocente afirmación me llenó de profundo orgullo y satisfacción (el ego también forma parte del juego). Un alumno se va pensando que Geografía e Historia no es la soporífera lista de nombres y fechas, se va preguntándose el porqué.

No puedo despedirme sin agradecer profundamente a TRILEMA por darme alas y enamorarme de la docencia, y a mis compañeros por la suerte de formar parte de este claustro que llevo en el corazón, por vuestra paciencia y apoyo.

Las 11: Asamblea

Autora: Raquel García González (Profesora Primaria Trilema Avenida de América)

Las 11:00: Asamblea

La crisis de la COVID-19 nos está poniendo a prueba de muchas formas: ha provocado que docentes y estudiantes tengan que trasladar las aulas a los hogares, lo que está suponiendo un reto tecnológico y un pulso a la paciencia. Y no siempre está siendo fácil. 

Es importante que las emociones estén controladas y que las familias no dejen de disfrutar y de reír, porque el buen humor no puede decaer.

Después de intentar solucionar los diferentes problemas de comunicación e igualdad en los medios telemáticos de nuestros alumnos, todas las mañanas intentamos hacer en casa lo más parecido a lo que hacíamos en el colegio, empezamos la asamblea.

La asamblea es un tiempo destinado, después de la planificación, a plantear problemas, buscar soluciones y realizar proyectos. Nos ayuda a crear juntos, a decidir conjuntamente, a aceptar las reglas y acordarlas por mayoría. También a gestionar conflictos, a respetar a los demás y a exigir respeto para nosotros mismo. A que se nos escuche y se nos tenga en cuenta. Este intercambio de ideas nos conduce a la cooperación. 

En definitiva la asamblea es una técnica que nos enseña a vivir en democracia.

Los alumnos cuentan como están. Cómo se sienten en momentos difíciles y qué hacen en su día a día.

Se explican las dudas que puedan tener y el tema que toca ese día: la realización de actividades de observación y contraste de elementos cercanos a la realidad, de búsqueda de información, proyecto, matemáticas, lengua, lectura, actividades lúdicas… así como actividades alternativas al trabajo habitual en el aula. Todo ello respetando las necesidades de descanso, el tiempo de recreo y la convivencia familiar.

Así con todo ello seguimos el ritmo escolar y el acompañamiento de nuestros alumnos. 

(Lee este artículo para descubrir otra de las claves fundamentales de la eficacia de ese acompañamiento)

El 3×4 de los ámbitos

Autor: Martín Varela, subdirector de la Fundación Trilema

El 3x4 de los ámbitos

Sí, parece que ya están aquí. Y esperemos que, como las competencias, aunque tengan una dificultosa travesía, lleguen para quedarse.La Comunidad Valenciana ya ha legislado sobre ellos para el curso que viene. Puede que pronto tengamos noticias de otras comunidades o del propio ministerio.

Bajo mi punto de vista, hay al menos 3 razones fundamentales de peso para que por fin se instaure esta manera de organizar el aprendizaje, y 4 claves fundamentales para su implementación con ciertas garantías de éxito.

Algunas de estas razones son:

1- Abre a trabajar en equipo. 

Trabajar por ámbitos supone que, sí o sí, los profesores necesiten programar y decidir juntos el itinerario de aprendizaje que propondrán a sus alumnos. Una oportunidad única para sumar experiencia, conocimiento, diversidad de estilos docentes y riqueza curricular.

2- Mejora la comprensión de los aprendizajes.

Si bien el tratamiento disciplinar ayuda a conocer aspectos importantes de cada área en particular, integrarlas en ámbitos y ponerlas en juego más allá de cada una de ellas propicia la mejora de la comprensión de los aprendizajes. Precisamente la conexión interdisciplinar, junto con el desafío de actividades que exijan resolución de problemas y la aplicación de los conocimientos, son varios de los factores principales que permiten poner en marcha mecanismos para comprender lo que aprendemos.

3- Busca el aprendizaje competencial.

Organizar el currículum por ámbitos es una oportunidad excelente para favorecer el desarrollo del aspecto más práctico cualquier disciplina. Más allá de las metodologías que propician trabajar por ámbitos, su propuesta permitirá también entrenar de manera explícita las competencias personales y transversales que en estos tiempos de confinamiento han resultado esenciales para poder aprender desde la autorregulación.

Entre las claves para su implantación, destacaría:

1- Implicarse activamente en el diseño de las unidades didácticas o proyectos que lo desarrollen. Supone aprender con tus compañeros docentes sobre sus áreas, integrarlas con sentido y conocer qué van a trabajar ellos. Así, propiciaremos conexiones eficaces entre las sesiones de aula y éstas, permitirán a los alumnos sentirse guiados por todos los profesores implicados al hilo de la experiencia de aprendizaje.

2- Tomar decisiones desde una perspectiva flexible.

Los docentes también tenemos que aprender. Si no hemos tenido alguna experiencia de trabajo interdisciplinar o de aprendizaje basado en proyectos, es necesario apoyar a los profesores a ir integrando sus nuevos modos de proponer los aprendizajes. Por ejemplo, facilitando la agrupación de docentes en equipo por afinidad o combinar las actividades interdisciplinares con momentos de trabajo específico de área.

3- Organización. 

Trabajar por ámbitos requiere de tiempos explícitos para que los profesores trabajen en equipo, definir horarios abiertos y amplios para la integración de áreas afines en el trabajo con los alumnos, equilibrar la docencia directa en ámbitos entre todos los docentes del claustro, especificar el papel de los tutores o promover sesiones de revisión de las mejores prácticas para promover el aprendizaje continuo, son algunas de las medidas organizativas previas a tomar.

4- Sistematizar la evaluación. 

Definir claramente los criterios que permitirán calificar cada área y evaluar el aprendizaje de los alumnos en su trabajo por ámbitos. Una tarea de coordinación y comunicación continua entre docentes, que evaluarán juntos, y en la que la tecnología nos puede ayudar. Además, el acompañamiento y feedback constante al alumno adquiere, si cabe, una mayor importancia que en procesos de enseñanza-aprendizaje más tradicionales. 

Estas son algunas de las premisas que hemos aprendido en nuestro propio camino de aprendizaje sobre la implementación de los ámbitos en nuestras escuelas y en las que acompañamos en nuestros procesos formativos.

3 razones y 4 claves. Un 3×4 que evoca uno de los compases musicales más populares. Llegan los ámbitos, ¡qué empiece la música!

Homeschooling

Autor: Martín Varela, subdirector de la Fundación Trilema

Aprender en casa - Homeschooling

Hay que volver a la escuela. En cuanto podamos y las condiciones de seguridad lo permitan. Pero sin duda, sin demora, sin dejar de hacer cada uno de los que estamos implicados en el sistema educativo lo que podamos y como podamos.

A caballo entre el cuestionamiento de la escuela y los intereses de unos y otros, se ha hablado con mayor intensidad estas semanas del homeschooling. Florecen decenas de artículos y referencias para mezclar un poco todo y dar algunas pistas para trabajar o enseñar mejor desde casa.

En la Fundación ya hicimos una incursión en este mundo en nuestra segunda película sobre La Buena Educación.

La otra educación Homeschooling

Imagen de la película “La otra educación”

Sin entrar ahora en un debate más profundo o con más matices, nunca he tenido duda de que no puede ser alternativa generalizada a la escuela. Quizás porque nunca he considerado “míos” ni a mis hijos ni a mis alumnos. Quizás porque tengo claro que educar en libertad es ver más allá de mis propios ojos y abrirles a los diferentes, abrirles al otro. Y no desde la teoría, sino desde el encuentro personal que derriba barreras, descubre matices profundos y te configura como persona más allá de ti mismo.

Por ello, y a pesar de haber acuñado este nombre para una de las herramientas que hemos descubierto más útiles en la nueva #MejorNormalidad, es necesario aclarar bien el enfoque considerado.

Casi por casualidad, y por la petición expresa de las familias de tratar de no dejar “sin su conexión diaria” con el cole en el tiempo de Semana Santa, creamos entre profes voluntarios y formadores lo que llamamos “Acampa en Casa”. Una serie de actividades monitorizadas vía online para divertirse y aprender en casa en un “campamento virtual”.

La experiencia inmejorable, con más de 500 alumnos implicados, nos abrió al perfeccionamiento de las actividades, la mejora de la organización y la construcción de un sistema de acompañamiento sencillo y flexible. Estas mejoras han hecho ahora del mismo un programa educativo eficaz, con entidad en sí mismo. Es la experiencia que disfrutan en estos días otros centenares de niños de infantil y primaria bajo el paraguas de acuerdos con entidades como Save the Children o Danone.

Lo que estamos viviendo gracias a este especial Homeschooling, nos da un punto de apoyo diferente a cómo podemos afrontar periodos híbridos futuros en la escuela.

Claves mínimas y fáciles para niños y familia, conexión corta, apoyo en foro y consultas cuando sea necesario, flexibilidad en el modo de abordar y comunicar los resultados de los aprendizajes… Una manera diferente y eficaz de estar cerca, apoyar y estimular querer aprender, motivar a la profundización en la investigación, alimentar la curiosidad y poner en marcha aprendizajes competenciales excelentes.

Esta es parte de la evaluación cualitativa y comentarios de un profesor a uno de estos alumnos en días pasados. El alumno en cuestión mostraba esta nota a familia y amigos con orgullo expresando que “eso vale más que cualquier nota”:

Xxxxxx:

Estoy cerrando las calificaciones de vuestro grupo y quiero añadir algunos comentarios sobre cuestiones pendientes.

A ti quiero felicitarte por tu nivel como alumno más allá de la nota. Si hubiese una matrícula de honor moral o de competencias personales, sería indudablemente para ti. Absolutamente genial los comentarios que realizas, la capacidad de integración y la habilidad para dar tu opinión de manera respetuosa.

En estos años dando clases he visto a pocos con las aptitudes que tienes. Llegarás a ser lo que quieras ser. ¡A por todas!

Nuevas formas de descubrir a nuestros alumnos, nuevas formas de aprender, nuevos caminos a emprender en comunicación y trabajo conjunto familia-escuela. Un homeschooling diferente. Es el Homeschooling Trilema.

¡Qué gran acierto!: dos tutores por curso

Autor: Alonso Iglesias Sebastián (Profesor Trilema Zamora)

Dos tutores por curso

Colegio y familia conectados por una persona: el tutor o la tutora. ¡Qué gran conexión! Pero más grande es aun, cuando la conexión la llevan a cabo dos tutores por curso. Mayor es el reparto de tareas, mayor el tiempo dedicado a cada alumno, mayor la visión de las circunstancias que rodean a cada alumno, mayor la labor de ayuda a cada alumno. Dicen que dos ojos ven más que uno; pues cuatro ven más que dos. 

¡Qué importante está siendo la labor del tutor durante este período de confinamiento! No quiero imaginarme cómo estarán llevando a cabo esa labor aquellos tutores que tienen que hacerlo en solitario con grupos de más de 20 alumnos: tutorías con padres o con alumnos mediante llamada telefónica o por videollamada, conexiones online, correos electrónicos, asamblea de alumnos para observar su estado anímico, control de ausencias, envío de comunicados, envío de tareas y correcciones, control de tareas, etc., y además sus respectivas clases online.

¡Qué gran acierto fue nombrar dos tutores por curso!  Y más cuando se ha tenido en cuenta que uno sea del ámbito sociolingüístico y otro del científico-tecnológico, abarcando así prácticamente todas las áreas.

Desde el punto de vista académico, ¡qué visión más completa de la realidad!

Pero, ¿y desde el punto de vista educativo y emocional del alumno? Sin duda alguna, también es muy positiva la existencia de dos tutores por curso. De esa manera, el alumno tiene más posibilidades de hallar, al menos en uno de ellos, un punto de complicidad que le genere un clima de confianza que le facilite abrirse y así poder solicitar ayuda cuando la necesite. 

Sin embargo, la labor de los tutores no está consistiendo sólo en hacer un seguimiento académico, educativo y emocional de sus alumnos, sino también en conocer bien sus necesidades individuales, llegando a detectar incluso sus carencias fisiológicas y materiales y procurando que se dé solución a las mismas. 

Gracias a ello, el resto del profesorado está siendo consciente de la realidad de cada niño: si está bien alimentado, si descansa bien, si está triste, si está en un ambiente familiar adecuado, si carece del material escolar necesario en estos momentos, si está llevando bien o mal el confinamiento, etc.

Todas esas circunstancias harán que cualquier profesor empatice con sus alumnos y que, a su vez, tenga en cuenta esas circunstancias en el momento de la evaluación de cada uno de ellos. 

¡Sí, señor! ¡Qué gran acierto: dos tutores por curso! ¡Y qué gran labor la de todos los tutores!

El paso a Secundaria en tiempos del COVID-19

Autora: Noemí Martín (Profesora de Primaria)

#MejorNormalidad

menudo los profesores y profesoras del último Ciclo de Primaria nos cuestionamos ¿estamos dando el máximo a nuestro alumnado? ¿les estamos proporcionando las herramientas adecuadas para defenderse en el futuro? ¿cómo gestionarán nuestros alumnos el paso a secundaria? ¿les estamos preparando bien para el instituto? Preguntas fruto de nuestra potente auto-exigencia que, creíamos, solo se iban a resolver con la prueba irrefutable del tiempo. 

Las familias por su parte nos comparten con cariño sus miedos sobre el cambio de etapa y ambos lados tratamos de coordinarnos para ofrecerles a los niños todo aquello que pensamos les será de utilidad en el futuro; en el ámbito académico, emocional y competencial. 

Hemos tratado de proporcionarles competencias intrapersonales, interpersonales y emocionales en cada situación imaginable; insertadas en cada clase, camufladas dentro de lo académico, disimuladas dentro de cada conversación “casual” en los pasillos…Todo lo posible para que el cambio de centro fuera lo menos duro posible.

Y la vida, que es impredecible, nos ha vuelto a demostrar que a veces las cosas ocurren antes de lo esperado, que no podemos tener todo bajo control y en cualquier segundo todo puede cambiar. A mitad de curso, en plena preparación para el cambio de etapa, nos hemos visto obligados a transformar por completo el concepto que teníamos de colegio y construir uno nuevo sobre la marcha.

No hemos podido esperar al paso a secundaria para comprobar si nuestro alumnado había consolidado esos conocimientos. Esta pandemia mundial nos ha obligado a ponernos a prueba y a sacar lo mejor de cada uno en estos dificilísimos momentos.

El paso a Secundaria Trilema Sagrada Familia Pero, aunque el Covid-19 ha venido cargado de malas noticias, a nosotros se nos llena el corazón de alegría y orgullo cada vez que observamos a nuestro alumnado. Nos han demostrado no sólo que habían adquirido todas aquellas habilidades que tanto nos preocupaban, sino muchas más de las que esperábamos. 

Se han gestionado sus propios horarios, han trabajado en equipo telemáticamente, han aprendido a utilizar tecnologías que desconocían en un tiempo record e incluso han organizado video-llamadas para resolver dudas de compañeros. No podemos sino hincharnos de felicidad viendo como muestran una admirable capacidad de adaptación, autonomía, gestión emocional, flexibilidad y resiliencia. 

Todos nuestros alumnos han tenido que enfrentarse de forma autónoma a retos de cierta dificultad bajo una enorme presión emocional. ¿Acaso no podría ser esa una buena definición del primer curso de secundaria de un/a preadolescente? 

Podemos decir orgullosos que ahora sí, tenemos la certeza, de que nuestro alumnado sabe enfrentarse de forma autónoma y responsable a nuevas dificultades, por lo que estamos más que seguros de que el paso a secundaria será un gran año para todos ellos.

 ¡Esperaremos ansiosos a que pasen por el colegio a contarnos cómo están viviendo su nueva etapa!