Aprender enseñando

Autora: Aroa Jiménez (Profesora de Educación Secundaria Trilema Soria)

Aprender enseñando

Cuando entré en el cole y me comentaron que todos escribiríamos un artículo sobre educación pensé, ¿de qué voy a hablar yo? ¡Si soy una novata!  Y eso que pensaba que me enfrentaría a un curso “normal”, con sus clases presenciales, trabajo codo con codo con los compañeros, relaciones cercanas con los alumnos viéndoles crecer y cambiar tanto física como intelectual y madurativamente… pero no. El mundo se puso patas arriba y quiso que mi primer año de docente fuese diferente. Sin embargo, puedo decir que he aprendido más de lo esperado. El codo con codo se trasladó de pantalla a pantalla, pero eso no ha hecho que el espíritu de trabajo en equipo desaparezca; es más, nos ha unido más. 

De hecho, esta situación ha provocado que haya aprendido más. Me he convertido en otra alumna que ha tenido que adaptarse a la situación, aprender a manejar nuevas aplicaciones y motivarse y motivar al resto. Así que sí, he aprendido más que nunca en todos los sentidos, pero sobre todo en el educativo. 

La mayoría, cuando entra en una clase por primera vez (ya sea como alumno o como profesor) cree que su objetivo es sacar buenas notas, aprender bien los contenidos… pero no. Para mí la educación siempre ha sido algo más, algo mucho más complejo y profundo que simplemente impartir contenidos, y esto es algo que he comprobado en estos pocos meses de experiencia en Trilema. Voy a usar el nombre del colegio para contaros algunas de esas cosas que creo que lleva implícitas la educación (aunque hay millones más). 

T de talento. La educación a través de todas las estrategias y metodologías que existen busca sacar adelante y descubrir el talento oculto de cada uno de nuestros alumnos. Porque, sí, cada uno tenemos el nuestro.

R de respeto. La educación, si no incluye el aprendizaje y el desarrollo del respeto, no sirve para nada. Me parece una cualidad fundamental a desarrollar y lo he trabajado con distintas dinámicas como el debate, por ejemplo.

I de inteligencia, o más bien, inteligencias múltiples. Tenemos cientos de alumnos en los coles, y ninguno es igual a otro, ni se parece lo más mínimo, por lo que el fomento de las inteligencias múltiples es imprescindible en un aula. Con la variedad de dinámicas que usamos es posible fomentarlas.

L de logros. Cualquiera, por pequeño que sea, es un éxito. Y es que el refuerzo positivo o la educación en positivo me parece la mejor arma para motivar.

E de empatía, otra cualidad que al igual que la de respeto, me parece imprescindible. No solo en el ámbito de la educación, sino en el de la vida. Y, al fin y al cabo, aquí les preparamos para la vida también. 

M de madurez. La que alcanzan l@s chic@s en su paso por el cole, en todos los sentidos cuando les ves marcharse como personas verdaderamente completas, con unos valores increíbles. Ese es el verdadero éxito de la educación. 

A de amor. Sin amor nada se aprende y sin amor, nada se enseña. 

Gracias a todos por este año, por la oportunidad y, sobre todo, gracias a mis compañeros, pues sin ellos mi aprendizaje no habría sido el mismo. 

Feliz verano.

Convivir es vivir

Autora: Sofía Mozas Puente (Profesora Trilema Soria)

Convivir es vivir

Desde pequeña, he tenido la suerte de pertenecer a diversas asociaciones y clubs de ámbito deportivo, social y de voluntariado. Todo esto gracias a mi familia y la labor de profesores y profesoras del colegio Sagrado Corazón de Soria por los que sentía gran admiración y con los que ahora comparto claustro en Trilema Soria. Me siento muy afortunada de trabajar en el centro educativo donde me formé, pasé mi infancia, conocí a mis actuales amigas…En fin, todo un paquete de imborrables recuerdos. Ahora disfruto la oportunidad de “ser profe” y seguir aprendiendo día a día con mis compañeros y alumnos entre las mismas paredes y largos pasillos de mi querido cole. Actualmente colaboro con asociaciones deportivas y mis veranos siempre los he dedicado a la educación en el tiempo libre en campamentos de verano. En estos espacios, la convivencia y el trabajo en equipo siempre han sido las claves del éxito, en los que creo firmemente. Estos valores también forman parte de la metodología actual del colegio Trilema Soria.

La sensibilidad social respecto a la convivencia escolar se ha incrementado notablemente en los últimos años. También, y desgraciadamente, su popularidad se ha debido a la aparición de noticias tristes al respecto. Cada vez existe más interés sobre los aspectos sociales y emocionales que suceden en las aulas y cada vez más familias consideran el clima social de un colegio antes de elegir uno adecuado para sus hijos.

Elaborar proyectos y cooperar. Las metodologías activas como el aprendizaje basado en proyectos y el aprendizaje cooperativo mejoran la convivencia escolar. 

La convivencia escolar podría definirse como la calidad del conjunto de relaciones que se establecen entre las diferentes figuras de un centro educativo (alumnado, profesorado, equipo directivo, personal del centro y familias). Una buena convivencia permite el desarrollo integral de los alumnos así como el logro de los objetivos educativos. En este contexto, las relaciones entre iguales y la salud social de los estudiantes, entendida como la calidad de las redes de amistad y la cohesión social existentes en las aulas constituyen uno de los aspectos más importantes en la convivencia escolar. En un sentido negativo, la aparición de situaciones de exclusión y rechazo en los grupos de clase, así como la existencia de conflictos entre iguales es un indicador de obstáculos en la convivencia.

Convivencia y aprendizaje, pues, se condicionan mutuamente. La causalidad circular permite comprender la interrelación entre ambos: cada uno es condición necesaria (aunque no suficiente por sí solo) para que se dé el otro.

Cooperar

¿Qué significa aprendizaje de la convivencia?

En realidad, se trata de un doble aprendizaje. En primer lugar, la convivencia se aprende. Es más, es un duro y prolongado -hasta podríamos decir, interminable- aprendizaje en la vida de todo sujeto, pues:

  • sólo se aprende a partir de la experiencia.
  • sólo se aprende si se convierte en una necesidad.
  • sólo se aprende si se logran cambios duraderos en la conducta, que permitan hacer una adaptación activa al entorno personal y social de cada uno.

Por otra parte, la convivencia enseña. De ella se aprenden contenidos actitudinales, disposiciones frente a la vida y al mundo que posibilitan el aprendizaje de otros contenidos conceptuales y procedimentales.

Aprendizaje cooperativo como forma de convivencia

Son varios los autores que proponen el aprendizaje colaborativo como medida para que los niños aprendan a trabajar juntos, ayudándose entre ellos y dándose cuenta así de que todos pueden aportar cosas positivas y enriquecedoras a la hora de llevar a cabo una determinada tarea.

De hecho, Avilés (2006) afirma que el trabajo cooperativo no solo mejora la convivencia, sino que también constituye una medida de prevención frente al acoso escolar. Las investigaciones que se han llevado sobre el aprendizaje cooperativo estas tres últimas décadas indican que se mejoran las relaciones humanas y resulta un método muy efectivo para prevenir los casos de acoso escolar. De manera que trabajar con grupos heterogéneos en el aula favorece la disminución de la violencia y la exclusión, mejorando de esta manera la convivencia en el aula [León et al., 2012, p. 25].

Allport (1954) indica que hay que tener en cuenta que la convivencia en el aula es difícil y da lugar a numerosos conflictos, ya que cada niño tiene un carácter diferente y una realidad familiar distinta que les condiciona a la hora de relacionarse con su grupo de iguales. De manera que mediante el trabajo colaborativo tienen que aprenden a trabajar, ya que tienen que conseguir metas y objetivos comunes que solo se podrán alcanzar sumando el trabajo de todos. Además, también se favorece que los niños se conozcan entre ellos de una manera mucho más personal, sean conscientes de sus problemas y desarrollen así una empatía adecuada hacia el resto. Este tipo de trabajos posiciona a los niños en el mismo nivel, de manera que se evitan los diferentes estatus dentro de la propia clase y roles de carácter dominante.

Un ejemplo de trabajo cooperativo además del de nuestros colegios Trilema en parte de España lo podemos encontrar en el colegio Ártica, en Madrid (Coop. de Enseñanza JRO, 2018), que usa como método prioritario esta forma de trabajo. Aseguran que cuando sus alumnos trabajan en grupos cooperativos se favorece la integración de todos aquellos niños que se puedan encontrar en riesgo de exclusión social. Además, se favorece el intercambio cultural, lo que les permite establecer relaciones positivas y de respeto hacia las diferentes culturas que puede haber dentro de una misma clase. Se produce así una mayor cohesión entre los propios alumnos, lo que genera el desarrollo de actitudes como la confianza o la amistad que propician la integración de todos, creando así un clima de unión en el propio centro. Todo ello reduce la aparición del fracaso escolar o la falta de unión entre los compañeros, lo que mitiga la presencia de comportamientos violentos.

Metodología de trabajo colaborativo

Es fundamental realizar actividades mediante el trabajo cooperativo. Los niños deben llevan a cabo actividades que les ayuden a trabajar de forma conjunta contando con el trabajo de todos. Aunque, como dicen Barba, Martínez y Torrego (2012, p. 216), el aprendizaje cooperativo va más allá de trabajar de forma grupal (Slavin, 1999). Este tipo de aprendizaje presenta cinco características enunciadas por los hermanos Johnson (Johnson, Johnson, y Holubec, 1984; Johnson y Johnson, 1994) y aceptadas por la comunidad científica. Estas son: 

(a) Interdependencia positiva. Consistente en pensar como “nosotros”.

(b) Interacción promotora, basada en ofertar ayuda y animar a los compañeros y compañeras.

(c) Responsabilidad personal e individual, que se traduce en un compromiso de trabajo concreto dentro del desarrollo grupal.

(d) Habilidades interpersonales y de grupo, que posibilitan aprender cómo relacionarse positivamente con los demás.

(e) Procesamiento grupal o autoevaluación, que desarrolla la capacidad de reflexionar sobre lo que hacen tomando decisiones en consecuencia. Desarrollar este tipo de trabajo fomenta las relaciones interpersonales y la cohesión grupal. Pero para ello también es importante la distribución espacial en el aula.

¿Cómo se distribuyen los alumnos en el aula?

Los criterios que deben seguirse para la distribución del alumnado en la clase deben estar orientados a favorecer el éxito escolar del alumnado y, por supuesto, no darse agrupamientos discriminatorios. Han de ser flexibles y heterogéneos (buscando la diversidad en los niveles cognitivos). Por ello se propone ser cambiados de sitio cada cierto tiempo. En nuestros coles Trilema, cada cambio de proyecto, para favorecer las relaciones interpersonales y la cohesión grupal . Esta organización permite que se ayuden entre ellos y se refuercen los lazos de compañerismo. Así, los alumnos que tienen mayor dificultad se sienten reforzados al ver que no son juzgados por sus compañeros, sino ayudados. En la práctica se observa que los alumnos con mayor capacidad motivan a aquellos compañeros del grupo con más dificultades o desmotivación. De hecho, en muchas ocasiones son ellos mismos quienes preguntan si pueden ayudar cuando acaban cualquier actividad. Se dan cuenta de que cada uno de ellos es diferente, tienen ritmos de aprendizaje distintos y otras maneras de trabajar. Pero esto no genera rechazo hacia los otros, sino que a través de la ayuda se fomenta la solidaridad y el respeto. Así empiezan a estar en disposición de colaborar entre ellos sin la intervención constante del docente, de manera que trabajan las relaciones entre iguales evitando el aislamiento. Pero, en cualquier caso, cabe resaltar que debe enseñarse a los niños a diferenciar entre ayudar a un compañero y hacerle la tarea.

Todas estas actitudes deben ser potenciadas y felicitadas por el docente, de manera que se favorezca que se sientan satisfechos con sus actuaciones y que las reiteren.

Aprender de la experiencia

Autor: Martín Varela, subdirector de la Fundación Trilema

Aprender de la experiencia

Nuestros alumnos están terminando este histórico curso escolar. Entre porfolios de confinamiento, exámenes y evaluaciones finales, de una manera u otra, la reflexión sigue sobre la palestra. ¿Han aprendido lo que tocaba? ¿Qué es “lo que toca” en circunstancias como la vivida? ¿Debería provocar un cambio de paradigma definitivo para la escolarización obligatoria? Sobre esto hemos debatido profusamente.

Me viene a la memoria las declaraciones de José Antonio Marina en algunos medios: “No basta con la experiencia. Hay que querer aprender”.

¿Entonces qué nos mueve a aprender? Porque aprender, aprendemos todo el tiempo. Estamos hechos como especie para ello.

Os invito a hacer un pequeño experimento. Preguntad a alguien qué ha aprendido durante estos meses de estado de alerta y confinamiento. Lo ideal es pedirle que os haga un listado de 100 cosas. Aun más interesante poder hacerlo a personas de diferentes edades: un niño pequeño, un adolescente y un adulto. Al tratar de llegar a un número tan alto, y más allá de los típicos “a tener paciencia” o usar medios tecnológicos, hay muchos aprendizajes sobre uno mismo y una divertida diversidad. Desde los que han aprendido a cocinar (¡ya era hora!), a los que han hecho un curso acelerado de guitarra, o los que para llegar al reto de las 100 acaban confesando curiosas intimidades.

¿Qué resortes podemos poner en marcha los educadores para que a nuestros alumnos les resulte interesante o atractivo poner en marcha esos mecanismos internos que movilizan el aprendizaje? Desde la teoría de la Inteligencia Ejecutiva nos acercamos a ellos.

Esta misma tarde, podremos escuchar a Carmen Pellicer en nuestros webinars Trilema&EIM subrayar la importancia y conexión de las funciones ejecutivas con el aprendizaje eficaz.

Los aprendizajes de estos meses me han llevado a conectar con el primero de los 4 módulos en los que agrupamos y explicamos la unión entre las diferentes funciones ejecutivas.

Estos módulos son:

– La gestión de la energía y de la consciencia: lo que nos pone en movimiento y nos hace dirigir la atención.

– La gestión de la acción: y persistir planificadamente en ella.

– La gestión del aprendizaje y la memoria.

– La gestión del pensamiento: con la metacognición.

Hemos centrado algunas entradas de este blog en la mejora de los módulos 3 y 4. Escuchar qué y por qué aprendemos en esas “listas 100” me ha llevado a bucear de nuevo en la gestión de la energía para redescubrir pistas y conexiones de cara a lo que nos queda por delante.

Desde el modelo didáctico que desarrollamos, apoyándonos en lo que aprendemos sobre las funciones ejecutivas, no solo buceamos en qué activa el aprendizaje del alumno y sus motivaciones. Provocamos un entrenamiento consciente para ir más allá:

  • Damos a conocer a los alumnos los desempeños y comportamientos óptimos que mejoran la función ejecutiva.
  • Les aportamos estrategias que contribuyan a esa mejora consciente.
  • Establecemos momentos explícitos para su evaluación.
  • Modelamos con nuestra intervención educativa.
  • Eliminamos obstáculos que impidan su desarrollo o provocamos situaciones de desafío que les exijan ponerlas en marcha y avanzar.

Porque nos la jugamos no solo consiguiendo que aprendan, sino que quieran aprender aquello que es valioso para ellos mismos y la sociedad que construimos cada día.

Una paleta de sueños

Autora: Carina Varela (Directora en Trilema Avda. América)

Una paleta de sueños

El 2 de septiembre, llenos de ilusión y con muchos proyectos en el tintero, nos reuníamos para empezar a escribir un nuevo curso, el curso 2019-20. Bueno más que a escribir… a pintar, porque escrito ya estaba. 

Cada uno de los que formamos el claustro del colegio Trilema Avda. América ponemos color al día a día del cole. Por eso, bajo el lema #MejoresJuntosQueSolos hemos ido plasmando en ese ‘lienzo en blanco’ que son nuestras aulas cada inicio de nuevo curso, las líneas, puntos y manchas de diferentes colores que le han dado forma.

 A nuestros alumnos y sus familias los recibimos entonces entre besos y abrazos y al son de La Revolución canción de Sofía Ellar, (algo premonitoria)  que decía : “… lo que jamás será vencido es todo aquello que se ha unido por un solo corazón…”, “… no hay temor, no hay enemigo que derrote nuestra unión”. Esos versos los tarareamos hasta el final de esa primera semana que culminó con la alegría de una fiesta de colores, jornada festiva que pintó en el cielo un arco iris que nos recordaba ese puente de unión que nos gusta mantener vivo en nuestra Comunidad Educativa.

Y así, sin casi darnos cuenta, entre retos, aprendizajes y celebraciones, diciembre llamaba a la puerta y se la abríamos de par en par para dar paso a la luz, a la luz de Belén y a la luz de nuestra “Ciudad Trilema”, que como su nombre indica, reunió a toda la familia Trilema en una gran fiesta, que fue la última celebración del aprendizaje del año 2019. 

Llenos de luz, al son de villancicos y satisfechos de haber sido también luz para otros en ese primer tramo del curso, nos despedíamos esperando reencontrarnos en un 2020 que nos traería más fuertes, con energías renovadas y ganas de seguir caminando.

Enero nos volvió a unir, y el frío que lo caracteriza no congeló nuestras ganas de inventar, crear, avanzar… Comenzábamos el recién estrenado 2020 con nuestro tercer proyecto, el ‘Museo de Historia’ se iba llenando de evidencias de la historia de España y, de alguna forma, también de nuestra historia personal, escolar… Huellas imborrables que vamos dejando cada uno de nosotros en cada rincón de la escuela.

Despedimos enero, pero no al frío invierno, envueltos en poesía. Nuestros alumnos nos abrigaron con cálidos versos y nos llenaron de orgullo las dotes de esos pequeños grandes poetas en el Certamen de Poesía Interescuelas.

Cupido lanzó sus flechas y allá por San Valentín, nos enamoramos de un nuevo proyecto: #Fluye. Fluye venía a cuidarnos, a entrenar buenos hábitos de alimentación, descanso y a ponernos en forma. Nuestro centro convertido en Triwellness abrió sus puertas en una jornada llena de actividad y en pocos días nuestros alumnos de 5º y 6º pusieron en marcha su departamento CIA de investigación, en el que ninguna enfermedad ni virus se les resistía. Hasta que llegó uno que amenazó con fuerza a toda la humanidad, obligándonos a cerrar las puertas de nuestro cole.

Entre sorpresa, incertidumbre y preocupación nos dijimos adiós un 11 de marzo, pensando que en 15 días estaríamos de vuelta. Pero resultó que aquel virus, con aires de realeza, no tenía intención de irse pronto. 

Nuestro lienzo tan colorido se tiñó de añil en un primer momento, pero este grupo de artistas no estaba dispuesto a permitirlo y sin hacerse esperar sacaron sus paletas que además de colores estaba llena de sueños. Agitaron sus pinceles al aire y volvieron a llenar todo de color. Descubrieron que con sus colores podían hacer magia y solo así lograron permanecer #MasCercaQueNunca a pesar de la distancia. Pintaron nuevos caminos a través de las pantallas, las llamadas, los emails… Abrazaron y enseñaron con el corazón y se esforzaron por mantener bien atado ese lazo que nos mantiene unidos a maestros, alumnos y familias, haciendo más real que nunca ese #MejoresJuntosQueSolos.

Y ahora que el curso llega a su fin, contemplamos de nuevo el lienzo; los mismos colores igual de vivos, pero nuevas formas, líneas y texturas adornan ahora la composición. Y una palabra en mayúsculas lo encabeza: GRACIAS. 

Gracias porque aunque no ha sido fácil, hemos tenido la oportunidad de reinventarnos, crear, superar retos e inventar soluciones a cada obstáculo.

Gracias a las familias por compartir con nosotros la difícil tarea de enseñar. Hubiera sido imposible sin su apoyo.

Gracias por las ayudas recibidas para que nuestras familias contasen con lo necesario. Imprescindible la solidaridad.

Gracias por ser parte de un gran EQUIPO humano y profesional que es LA FUNDACIÓN TRILEMA. Cada ’empujón’ ha sido fundamental para mantener el ánimo.

Gracias por haber descubierto que JUNTOS PINTAMOS MÁS. Un equipo de profes incansables remando juntos.

Ahora toca dejar a remojo los pinceles, pero como buenos artistas, nuestra paleta sigue llena de sueños. Soñaremos con esa vuelta a la escuela, con ese reencuentro sin pantallas de por medio en el que iniciaremos con paso firme la ruta hacia una #MejorNormalidad.

Herramientas para la enseñanza online

Autor: Javier Fernández Valenzuela (Profesor Educación Primaria Trilema Avenida de América)

Herramientas para la enseñanza online

Siempre hay que sacar el lado positivo a todo. Más, si cabe, en estos tiempos tan extraños y difíciles que nos está tocando vivir. 

En el área de educación hemos tenido que dejar de lado el contacto social, tan importante en el proceso educativo, y centrarnos en las clases telemáticas. Esto ha hecho que debamos avanzar y aprender a pasos agigantados, tanto alumnos como profesores, en cuanto a las tecnologías (TIC, TAC y la amplia variedad de aplicaciones educativas). 

Hablando con compañeros y compañeras docentes y pedagogos/as, en general este peculiar curso se ha calificado con buenas “notas” y de manera muy positiva gracias al esfuerzo que se ha hecho por parte de toda la comunidad educativa. 

Así, hemos conseguido estar conectados con nuestro alumnado día a día y hemos podido acompañarles en este aprendizaje a través de video-llamadas (por Hangout, Zoom, Skype), correos, mensajes instantáneos, plataformas educativas y un largo etcétera.

Desde mi experiencia, creo que esta época nos ha ayudado a los profesores/as a conocernos más, a nosotros mismos como personas y a nuestro “perfil docente”. Hemos aprendido que no solo hay una forma de enseñar o una metodología perfecta, sino que contamos con un gran abanico para poder comunicarnos y contribuir al aprendizaje de nuestros alumnos, gracias al maravilloso mundo de las TIC.

¿Quién no ha estado tardes y tardes trasteando el mundo Google, app educativas o aplicaciones de video-llamadas? Gracias a ello hemos descubierto Classroom, Kahoot, Socrative, Genially, Liveworksheet, Classdojo, Cerebrity Edu, Eduzland, Smartick…. 

Está claro que estas herramientas ya se utilizaban. Sin embargo, la situación actual ha hecho que sean nuestro principal vehículo en el proceso educativo, haciendo que las conozcamos a fondo, sepamos utilizarlas de manera más eficiente y que además hayamos descubierto las mil y una funciones que tiene cada una.

Hoy me quiero centrar en una de las herramientas tecnológicas que más impacto ha tenido en mí, pues considero que tiene dos aspectos muy positivos:

  • Por un lado, el alumnado se encuentra con una pagina web que tiene una impresionante facilidad de manejabilidad y variedad de actividades que puede encontrar en ella. A través de las TIC el alumno/a se siente muy motivado para realizar actividades y tareas que en el día a día en aula puede llegar aburrirles. Además, al terminar la tarea, les proporciona un feedback al instante con el que el alumno sabe qué ha acertado o fallado, permitiéndoles una autoevaluación y añadiendo el aliciente de la puntuación, que siempre motiva. 
  • Por otro lado, el profesorado tiene infinidad de “actividades tipo” desde las que poder crear todo tipo de ejercicios, actividades y tareas: así, los docentes podemos usar nuestros propios audios para crear dictados, ejercicios de enlazar, relacionar, clasificar, rellenar, etc…
  • Por último, se hace necesario  destacar la sencillez que tiene para que los  profesores/as  realicemos  feedback instantáneo a los alumnos cuando terminan los ejercicios.

 Liveworksheets es una herramienta on-line que permite transformar las tradicionales fichas imprimibles (doc, docx, pdf, jpg o png) en fichas interactivas, es decir, ejercicios interactivos autocorregibles.

Los alumnos pueden completar estas fichas online y enviar sus respuestas. Esto le ahorra tiempo de corrección al profesor y beneficia al medio ambiente pues se ahorra papel.

Las fichas interactivas pueden incluir actividades con sonidos, videos, arrastrar y soltar, unir con flechas, selección múltiple… e incluso ejercicios hablados, que los alumnos tienen que completar usando el micrófono.

En ese tutorial podréis conocer de manera más profunda esta herramienta educativa:

La magia de nuestros colegios

Autora: Sandra Gutierrez Martín (Profesora de Educación Primaria Trilema Soria)

La magia de nuestros colegios

Son innumerables las veces que puedo acordarme de mi primer día en el colegio de Trilema Soria. Las paredes se convirtieron en rincones de aprendizaje, implicación del profesorado para crear las actividades más creativas posibles y la ilusión de un centro de enseñanza donde se trabaja por proyectos con una enseñanza individualizada sacando lo mejor de cada alumno (para saber más sobre el Aprendizaje basado en Proyectos, podéis consultar este curso de nuestro Campus).

Mi paso por El Pilar tampoco me dejó indiferente. Entendí el significado de la palabra HUMANIDAD cuando veía a todo el profesorado implicado en cada alumno y familias para sacarles adelante, sin ninguna duda, todo “buena gente”.

Hay una frase que dice “Lo que toca el corazón jamás se olvida” y creo que esa es la mejor manera de enseñar a nuestros alumnos. Debemos de trabajar los contenidos llevando a las aulas una realidad de un mundo totalmente cambiante para hacerles críticos y participes de nuestra sociedad. Quizás una mirada, un acto o una situación indiferente para nosotros despierte a cada alumno la curiosidad por el mundo que nos rodea. Como maestros, toquemos esa tecla.

Nos hemos enfrentado a un tercer trimestre diferente, un nuevo reto, donde hemos estado presente todos los días en las casas de nuestros alumnos.  Juntos hemos cabalgado para conseguir un objetivo: estar más cerca que nunca de nuestros niños y seguir apoyando a nivel curricular, pero también anímico. Somos conscientes de que nada va a poder sustituir la magia que sucede en las aulas, pero sin ninguna duda hemos superado ‘con nota’ esta prueba.

Está siendo un junio muy atípico para nosotros, pero con la misma esencia de todos los años. Evaluar, como sinónimo de crear una cultura de esfuerzo; valorar lo que cuesta llegar a la meta de un final de curso y celebrar que hemos llegado al objetivo.

Gracias, maestros, por este curso. Gracias Soria, gracias Madrid y sobre todo gracias TRILEMA por contribuir a que pueda ejercer la mejor profesión que existe en el mundo y pueda hacer mis sueños realidad, todos los días.

La escalada

Autora: Irene Adame Flores (Profesora de Educación Primaria Trilema Safa)

la escalada

Ahora que estamos comenzando la desescalada, luchando por conseguir esa mejor normalidad, abriendo centros y a una semana de finalizar el curso… toca echar la vista atrás y ver todo lo que hemos conseguido 

No sólo es momento de reflexión para los niños con su porfolio de confinamiento. También es momento para las familias y docentes de pensar también que es lo que más nos ha gustado de estos dos meses, de qué nos sentimos orgullosos, qué hemos conseguido con esfuerzo y trabajo, qué ha funcionado y qué debemos mejorar… 

Porque son semanas en las que se cierra el curso y no puedo evitar pensar que hace nada estábamos en septiembre nerviosos por comenzar un nuevo curso y ninguno se imaginaba un final así. 

A pesar del trabajo, evaluaciones, notas, reuniones, programaciones…hay que parar, reflexionar, autoevaluarse al igual que hacemos con los niños. Intentar cerrar el día pensando en tres cosas positivas que han ocurrido en el día. Porque si lo piensas, puedes llegar a encontrar más de 3. Las asambleas con todos los profes de la Fundación, las sonrisas de tus alumnos en las asambleas de la mañana, alguna broma que se les escapa, mensajes de agradecimiento de alguna familia o alumno, ver que evolucionan poco a poco al ver sus trabajos o cómo se expresan, las conversaciones en los claustros…

Todos estos pequeños detalles que tenemos en el día a día y que no sabíamos apreciar, ahora han sido lo más valioso. No hay nada como sentirse que formas parte de algo, de una familia, de un equipo y que vamos todos en la misma dirección. Porque como dicen, un barco no avanza si cada uno rema en una dirección. 

Creo que todos hemos aprendido de estos meses, pero sobre todo me quedo con valorar aún más los pequeños detalles. 

Sigamos reflexionando para seguir luchando por conseguir una mejor normalidad el próximo curso. Estoy segura de que volveremos con más energía y fuerza que antes. 

Gracias familias, profes alumnos por haberlo hecho posible, y recordad, #MejoresJuntosQueSolos

El porfolio del confinamiento

Autor: Martín Varela, subdirector de la Fundación Trilema

El porfolio del confinamiento

Aprender siempre es motivo de alegría. Ese es el leitmotiv y la razón por la que en nuestras escuelas hemos acuñado, desde que comenzamos a dirigirlas, las “Celebraciones del Aprendizaje”. No hay nada más importante que celebrar y por lo que alegrarse en una escuela que el hecho de aprender. Es su razón de ser. 

En nuestro modelo de proyecto finalizamos cada uno de ellos con este día festivo. Una oportunidad para compartir con toda la comunidad educativa parte de lo ocurrido en los procesos de aprendizaje, una ocasión para verbalizar lo más importante vivido. Ambientado de maneras diversas y creativas por parte de profesores y alumnos, lo que provocamos es un nuevo momento de reflexión y narración sobre las evidencias (que demuestra qué he aprendido), apoyados en el porfolio del proyecto.

Los que nos habéis seguido en nuestros webinars sobre las decisiones tomadas en este final de curso y cómo comenzar el próximo, sabéis que nuestros alumnos han realizado el porfolio del confinamiento. Esta semana tendrán lugar las celebraciones del aprendizaje con este porfolio como eje vertebrador. Será uno de los momentos más emocionantes de este histórico y especial curso escolar. Si siempre esperamos con ilusión las celebraciones del aprendizaje, en esta ocasión, y como la tecnología nos lo va a permitir, nos podremos asomar a este instante único.

Evaluar desde el narrar, desde la reflexión compartida y desde el acompañamiento personal, emocional, humano. Un modo de tratar la evaluación que nos permite afirmar desde la realidad vivida en nuestras escuelas que “evaluar es aprender”. Solo este enfoque puede promover que nuestros alumnos verbalicen sobre nuestras escuelas como lo hizo Natalia en el Webinar Kids de Alimentando el Cambio promovido por Ashoka (puedes escucharla a partir del minuto 1:03:17).

Y este es el motivo por el que a las escuelas que os acompañamos en los procesos de asesoría desde el programa Trimestre Zero os insistimos que, de una manera u otra, deis eco, respuesta, posibilidad de narración a la experiencia vivida en estos meses.

La experiencia es motivo y desencadenante de aprendizajes múltiples. Esta narración de la propia experiencia y la posibilidad de aprender sobre ella de manera integrada y constructiva dependen del interlocutor: a quién le cuentas lo vivido. La escuela, tú profesor, profesora, juegas un papel primordial en cómo y qué preguntas o qué eco y acogida das a esa experiencia narrada.

Es también un sano ejercicio a realizar, como escuela y profesores, de cara a afrontar el incierto curso que viene. ¿Qué hemos aprendido? ¿Cómo sería nuestro porfolio del confinamiento? ¿Qué evidencias podrías aportar el curso que viene para mostrar que realmente hemos aprendido de esta experiencia de meses? ¿En qué crees que habréis progresado?

Puede que tu porfolio del confinamiento como docente contenga alusiones que queden en tu intimidad, en casa, en tu hogar. Donde has afrontado la incertidumbre, te has superado cada mañana para dar lo mejor de ti mismo a tus alumnos y a tu propia familia. Quizás compartir una pequeña parte de estos logros, retos superados o errores de los que quieres aprender, verbalizarlos con y como quieras, sea también una oportunidad para celebrar “pedagógicamente” que el final de curso se acerca. Y, con ello, pronto descansar para afrontar con orgullo e ilusión renovada el próximo curso.

La nueva normalidad en los centros educativos

Autor: Sergio de Andrés del Pozo (Profesor Educación Primaria Trilema Avenida de América)

La nueva normalidad en los centros educativos

La vuelta a la Nueva Normalidad dentro de los centros educativos se presenta como un reto o desafío en el cual tanto familia, PAS, profesores y alumnos tenemos que ir de la mano, metafóricamente hablando. Debemos ser conscientes de la situación que nos va a tocar vivir durante un periodo de tiempo aún indefinido, sabiendo empatizar, comprometernos y manteniendo una actitud positiva para hacer más llevadero todos estos cambios que van a surgir en nuestro día a día en las aulas. 

Para que todo esto se lleve de la mejor manera posible, han llegado a nuestras vidas una serie de conceptos como gel hidroalcohólico, mascarillas, distancia social etc., que nuestros alumnos ya comienzan a tener muy interiorizados en su vocabulario y en su día a día, siendo este aspecto un punto muy importante a favor para una convivencia segura y adecuada en las escuelas.

A continuación paso a destacar algunos de los puntos que debemos tener en cuenta la gran familia que formamos el día a día en nuestros centros educativos mientras llega ese ansiado momento que todos deseamos de una vacuna contra este virus que está azotando de manera importante en nuestra sociedad o un buen tratamiento que  permita normalizar nuestras escuelas. 

  • EN CUANTO A DISTANCIA DE SEGURIDAD: En nuestras escuelas este concepto que tanto alumnos como profesores, padres y PAS ya tenemos implícitos en nuestro día a día será una norma fundamental manteniendo entre todos nosotros la distancia de seguidad para reducir el riesgo de contagio en zonas comunes, aulas, pasillos, patio  etc…. 
  • CLASES ONLINE:  En este punto, si se produjera, jugaríamos con la ventaja que ha supuesto estar durante un trimestre largo trabajando en confinamiento desde nuestras casas a través de las nuevas tecnologías. Todos nos hemos apoyado, y en general hemos aprendido más de lo que sabíamos antes de comenzar esta pandemia. Pero si algo ha quedado claro es que las clases online no pueden sustituir lo que sucede en la escuela. Tal y como recoge la ministra Celaá en su último informe: “con esta pandemia se ha demostrado que la escuela es esencial” y que el aprendizaje online “no puede sustituir al aprendizaje presencial” ni la interacción “entre docentes y alumnos”.
  • GELES HIDROALCOHÓLICOS Y LAVADO DE MANOS: A nuestros hábitos de higiene que veníamos manteniendo siempre en la escuela, ahora se le añade estos geles.  En esta nueva normalidad que nos va a tocar vivir se hacen imprescindibles, debiendo ser un elemento de uso diario y continuado en nuestras aulas para mantener una protección adecuada en todo momento. Por ello, en nuestras escuelas en todos sus espacios estarán presentes estos geles. 

El lavado de manos continuará siendo un hábito primordial, como se venía realizando antes de esta nueva situación, aumentándose y recordándoles a todos nuestros alumnos la importancia que ello conlleva.

  • Otro aspecto importante en donde toman una gran importancia nuestro personal de PAS será LA LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN DE AULAS, BAÑOS Y ZONAS COMUNES las cuales serán revisadas y desinfectadas durante varios momentos del día para eliminar cualquier tipo de contagio a nuestros alumnos y personas que convivimos allí a diario. 
  • El centro dispondrá de MEDIDORES DE TEMPERATURA CORPORAL A DISTANCIA para tomar la temperatura de una manera rápida segura a sus empleados.

Por todo ello, se debe trabajar en ese horizonte de volver a las aulas con las máximas condiciones posibles de seguridad por el bien de todos, pues la escuela es un lugar de esperanza. La escuela nos da vida, nos da aire. La escuela es el lugar donde decimos YO, pero hacemos el NOSOTROS. Es fundamental que tratemos de mantener esto en la vuelta al colegio de septiembre.

Para concluir recordando la frase: “una imagen vale más que mil palabras” os dejo unas fotos para reflexionar…

Nueva normalidad

¡En marcha estoy!

Autora: Ana María Sánchez (Profesora Educación Infantil Trilema Sagrada Familia)

En marcha estoy

Cuando “nuestros niños” de Infantil llegan a 5 años, las maestras comenzamos, sobre todo por estas fechas de final de curso, a escuchar algunas preguntas como: “¿Está preparado para Primaria? ¿Y si mi hijo/a no lee aún? ¿Qué pasará el curso que viene si no termina de entender las sumas?”.

Las dudas e inseguridades son algo diferentes a las que les surgen a esos papás y mamás que dejan el primer día a su niño/a en la clase de 3 años. Nervios, algo de tristeza, un esfuerzo de confianza en el nuevo centro y en las personas con quienes los niños van a pasar muchas horas desde ese momento en adelante.

Pasito a pasito comienzan un camino sin pausa, en principio muy pegaditos a las maestras y poco a poco adaptándose al entorno, llevando a casa aprendizajes del cole, canciones, juegos, haciendo los primeros amigos, superando retos…

Y entonces llegan los 6 años, un momento de grandes cambios para todos, para el niño, para su familia y para las maestras.

Es, verdaderamente, un momento muy importante. Vivido quizá con incertidumbre en cuanto a la adaptación a los requisitos que un “niño de Primaria” pensamos que debe cumplir (casi siempre académicos).

Hábitos adquiridosPero es también necesario conocer que antes de haber adquirido ciertos conocimientos formales, hay otros aspectos esenciales y anteriores que deben estar bien maduros e integrados. Ciertos cambios físicos que por lo general el niño de 6 años presenta (caída de dientes, crecimiento del tronco…), una lateralidad definida (diestro o zurdo), movimientos concretos de coordinación corporal conseguidos… son algunos de los indicadores en los que nos debemos fijar para resolver esta gran duda de si los niños están o no preparados para ese paso de etapa, teniendo en cuenta que cada uno lleva su ritmo.

Este curso, diferente, raro e inesperado, nuestros niños han aprendido de manera muy distinta.

Compartiendo tiempo en familiaCompartiendo tiempo en familia, ayudando en las tareas de casa han desarrollado habilidades valiosísimas. ¡Qué mejor aprendizaje cooperativo!

Imitar a los hermanos mayores, ayudar a los pequeños o respetar a su nivel los tiempos de trabajo de papá y mamá, entre otras muchas cosas, se han convertido en objetivos del “curriculum de la cuarentena”.

Papás y mamás han acompañado a sus hijos de una manera especial en un momento de crecimiento, único en la vida y necesitado de comprensión, respeto y atención.

A mí siempre me gusta imaginarme a los alumnos que terminan su Educación Infantil siguiendo ese camino que comenzaron al entrar en el cole, acompañado de alguna lagrimilla. En marcha, a punto de dar el gran salto a Primaria, que lleva incluidas mariposas en el estómago, en este caso, compartidas con quienes les acompañamos.

Y con el convencimiento y confianza de que “todo saldrá bien”.

Que sepa el mundo en marcha estoy, que voy a cumplir mi misión. Los cielos azules por donde voy dan alas a mi corazón”.

Phill Collins. En marcha estoy. BSO Hermano Oso