Pintamos nuestra mente para aprender mejor

Autor: Redacción Trilema.

¿Cuántas veces has pronunciado frases del tipo: “a mí no se me da bien pintar” o “yo no sé dibujar”? Pues tenemos buenas noticias para ti: No hace falta que saber dibujar bien para poder tomar notas, escribir apuntes, sintetizar información o explicar conceptos clave, utilizando el dibujo como apoyo. De eso trata el Visual Thinking y, con el curso que ofrece Campus Trilema, puedes convertirte en todo un experto.

 

Visual Thinking para niños

 

Desde el origen de los tiempos, los seres humanos nos hemos comunicado a través de imágenes. Los hombres de la prehistoria pintaban las cuevas con figuras humanas para convocar a los espíritus para hacer magia o para contar la historia. Pintar y dibujar nos ayuda a expresar aquello que tenemos en lo más recóndito de la mente. Sin embargo, hemos aprendido que no sabemos dibujar, dibujamos mucho cuando somos pequeños, pero después desaprendemos la propia acción de dibujar.

Este es uno de los motivos que lo convierte en un curso ideal para toda la familia. La técnica Visual Thinking la pueden usar los adultos para anotar conceptos importantes en el ámbito de la empresa, o tomar notas en asuntos más triviales. Pero los más pequeños también podrán usar herramientas Visual Thinking, para reforzar lo aprendido en el colegio.

 

Visual Thinking, el pensamiento visual

 

Cuando enseñamos también nos apoyamos en el dibujo. Las imágenes nos ayudan a expresar aquello que nos resulta complicado contar en palabras. Todos podemos aprender a dibujar, tan solo debemos tener ganas conocer las técnicas que recoge el curso de ‘Introducción al Visual Thinking: Pintamos nuestra mente para aprender mejor’, que ofrece Campus Trilema, impartido por Carmen Pellicer y María Batet.

 

 

¿Qué aporta el curso Visual Thinking deTrilema?

 

Como docente, vas a comprobar el poder del Visual Thinking nada más entrar en clase. Podrás enseñar a los alumnos cualquier idea o concepto que resulte complicado expresar en palabras.

El curso consta nueve unidades, once vídeos explicativos, varias actividades para practicar lo aprendido en cada unidad y un porfolio final para mostrar todo tu aprendizaje a lo largo del curso. Es una formación online de 50 horas, que se puede cursar a tu ritmo. Con este curso de Visual Thinking conseguirás:

      • Descubrir el poder de la imagen en el pensamiento.
      • Conocer el origen y los pasos del pensamiento visual.
      • Aprender a dibujar sin saber dibujar.
      • Descubrir otras técnicas visuales como los mapas mentales,
        el story-telling, el storyboard y los gráficos organizadores.
      • Adquirir recursos para que tus alumnos piensen,
        dibujen y disfruten en equipo.

Sigue creciendo como profesor y aprende a dibujar con Visual Thinking para optimizar tu docencia. Esta herramienta pedagógica, tan visual y tan práctica, te ayudará a optimizar tus clases y el aprendizaje de tus alumnos. Incluso, podrás organizar y representar todos tus pensamientos, vivencias o sentimientos de forma gráfica.

¿Tienes rotuladores o colores por casa? ¿Y una hoja de papel? Pues cógelos, apúntate al curso y empieza a disfrutar. Si quieres compartir tus avances en tus redes sociales, utiliza el hashtag #TrilemaEnCasa y los disfrutaremos en comunidad. ¡Manos a la obra!

 

Accede aquí al curso online Visual Thinking de Trilema.

 

Aprende con el curso online Visual Thinking en Campus Trilema. Por Carmen Pellicer y María Batet.

 

 

Trabajo por retos en los ciclos formativos

Autoras: Teresa Casillas e Inés Gómez (Profesoras Grado Medio TCAE Trilema El Pilar).

Aprendizaje basado en retos (ABR) en ciclos formativos de Escuelas Trilema.

Los tiempos también han cambiado en educación. Últimamente, hemos visto muchas transformaciones e innovaciones en las diferentes etapas educativas. Por supuesto, también en Formación Profesional. En la misma línea, nos vamos actualizando y adaptando a la necesidades formativas actuales. Pero todavía queda mucho camino por recorrer. Algunos currículos fueron creados hace bastante tiempo, sin ninguna modificación hasta el día de hoy. Por ejemplo, como sucede con el del Ciclo Formativo de Grado Medio de Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAE), creado en 1995 con la LOGSE.

Sin embargo, también encontramos currículos de otros ciclos formativos más prácticos. Sobre todo, están basados en las competencias profesionales, personales y sociales, que necesitarán nuestros alumnos para incorporarse al mundo laboral. Dada esta circunstancia, desde hace tiempo generamos encuentros, a nivel de docentes, con otros centros de Formación Profesional innovadores de nuestro país. De este modo, compartimos algunas experiencias y nos enriquecernos mutuamente.

En Trilema El Pilar, hacemos uso de diferentes metodologías activas. Mediante estas, los alumnos son los protagonistas de su aprendizaje y los profesores somos los guías. A día de hoy, apostamos sobretodo por la metodología activa Aprendizaje Basado en Retos (ABR). Consideramos que es muy adecuada para nuestro TCAE, porque nos permite, además, hacer uso de otras metodologías activas, estrategias, recursos, herramientas… ¿Para qué todo esto? Sencillamente, porque nuestros alumnos se merecen una formación excelente a todos los niveles. Para que en un futuro próximo sean magníficos profesionales de la sanidad.

 

Aprendizaje Basado en Retos (ABR)

Es una metodología activa que nace de la metodología Aprendizaje Basado en Problemas (PBL), muy usada en las Universidades de Medicina. En Escuelas Trilema estructuramos el Aprendizaje Basado en Retos en 5 fases:

      • Presentación del reto: En primer lugar, se presenta en el aula una situación problemática. Una práctica profesional lo más real posible, a la que tienen que dar respuesta creando un producto dirigido a un colectivo concreto.
      • Formación de los grupos: Después, se forman grupos. Para ello, se hace uso de diferentes técnicas o estrategias, como los sociogramas y la identificación de perfiles personales. Se cohesionan, se establecen compromisos y normas de funcionamiento. Los alumnos lo hacen visible en el porfolio u otro soporte.
      • Planificación de acciones: Para resolver la situación problemática, el grupo planifica y define una serie de acciones acciones a realizar. Utilizan la herramienta de agilidad “KANBAN”. Con ella, organizan las acciones a realizar, conocen en qué estado está cada acción y la evalúan.
      • Ejecución del plan de acción: Cada semana, se fija una reunión de seguimiento. La lidera un miembro distinto. Monitorizan el trabajo con el “KANBAN”. Y ajustan la planificación según los resultados y las conclusiones obtenidas. Los profesores hacemos un seguimiento cercano a cada uno de los grupos y alumnos.
      • Presentación de propuestas: Finalmente, los alumnos presentan las propuestas de cada grupos a la clase y se llevan a la práctica las más adecuadas.

El trabajo por retos afronta una situación problemática profesional, muy próxima a la realidad, real posible, a la que tienen que dar respuesta.

Resultados obtenidos con la metodología ABR

 

Esta experiencia nueva del Aprendizaje Basado en Retos, ofrece resultados muy satisfactorios para los futuros TCAE:

      • Trabajar en equipo: Con el entrenamiento  diario, mejoran y varían los resultados de los sociogramas. Aprenden a interactuar, a resolver conflictos, a negociar, a dialogar, a aceptar diferencias personales… Aprenden los contenidos teóricos del módulo ‘Relaciones en el Equipo de Trabajo’, de manera práctica y experiencial.
      • Aprender contenidos teóricos: Aprenden aquello que necesitan para el reto. Por eso, lo valoran más y lo ven más eficaz.
      • Aprender a planificarse: Con apoyo de herramientas, aprenden a elaborar buenas planificaciones, bien reflexionadas y flexibles.
      • Resolver conflictos:  Se usan diversas estrategias para resolver los conflictos de la forma más adecuada. El acompañamiento a los grupos, tanto en su liderazgo como en su organización, contribuye a su buen funcionamiento y eficacia.
      • Usar diferentes metodologías activas: Los alumnos evalúan positivamente el uso de diferentes metodologías activas. Sobre todo, consideran que aumentan su motivación, participación, implicación, compromiso y eficacia.
      • Monitorizar el proceso de aprendizaje: Se usan diferentes herramientas de evaluación. De este modo, los alumnos se sienten seguros de lo que tienen que conseguir en todo momento, y en qué grado. Además, aumentan sus conocimientos, sus desempeños competenciales y los consolidan.
      • Aplicar a situaciones reales: El clima de trabajo, positivo y relajado, que se genera en el aula, les permite disfrutar de un proceso de aprendizaje práctico, aplicado a situaciones reales.
      • Valorar a los compañeros: Las diferentes aportaciones que hace cada uno para alcanzar los objetivos, son muy enriquecedoras. En parte, gracias a la diversidad de edades y perfiles. Aportan manejo de TICs, redes sociales, habilidades para contactar con organismos e instituciones, habilidades de organización, de creatividad… De esta manera, aprenden a valorar a sus compañeros y a interactuar entre ellos.

Otros beneficios para la comunidad

Consecuentemente, buscamos retos con una incidencia directa en nuestra comunidad educativa, en nuestro barrio, en nuestro entorno familiar… Como por ejemplo, el ‘Taller para familiares de enfermos de Alzheimer’. Pero como decíamos al inicio de este post, todavía queda mucho camino por recorrer. Sobre todo, muchos retos por abordar… ¡Os retamos a que probéis esta metodología activa en vuestra escuela!

El trabajo por retos incorpora otras metodologías activas, que producen resultados muy satisfactorios en los alumnos de ciclos formativos.

Aprender a pensar desde educación infantil

Autora: Cristina Martínez (Profesora Infantil Trilema La Pobla Llarga).

Aprender a pensar en Escuelas Trilema para desarrollar el pensamiento crítico, creativo, riguroso y ético

El modelo didáctico ‘Aprender a pensar’, se aplica en Escuelas Trilema desde el ciclo infantil. Este modelo, permite acompañar a los alumnos y estimular sus aprendizajes. En definitiva, permite entrenarles en diferentes habilidades. El objetivo último, es que aprendan a resolver mejor sus problemas, a tomar decisiones, a trabajar en equipo. Pero por supuesto, que aprendan a pensar mejor, trabajando el pensamiento crítico, creativo, riguroso y ético.

¿Qué sucede en nuestras cabezas cuando estamos aprendiendo? La capacidad que tiene nuestro cerebro para aprender es asombrosa e inimaginable. Continuamente, las neuronas que hay en él, están cambiando y desarrollando infinitas conexiones y circuitos. A través de ellos, pasa toda la información. Pero no toda se transforma en conocimiento.

Los docentes tenemos el gran reto en nuestras aulas, de conseguir que la información se transforme en conocimiento. Debemos estimular el aprendizaje profundo y el pensamiento.

Entonces, ¿cómo hacer que el aprendizaje sea eficaz? Múltiples y variados factores, pueden ayudar o dificultar este proceso en gran medida:

      • La motivación,
      • el estado de ánimo,
      • el medio ambiente,
      • las condiciones en las que nos encontramos,
      • la ayuda de los docentes,
      • la ayuda de los recursos tecnológicos,
      • el estilo de aprendizaje,
      • el tipo de actividad,
      • otros recursos y materiales,
      • el apoyo de nuestra familia y amigos,

Debemos conseguir que, nuestros alumnos ya desde pequeños, alcancen un aprendizaje y un pensamiento más eficaz. Un pensamiento profundo, crítico, creativo y riguroso. Por ello, en infantil ya empezamos a estimular diferentes habilidades mentales. Entrenamos diferentes tipos de aprendizajes y de pensamientos, para que terminen controlándolos:

      • Prestar atención,
      • generar preguntas,
      • observar de forma exhaustiva,
      • determinar las causas,
      • ponerse en el lugar del otro,
      • generar ideas,
      • comparar y contrastar,
      • escuchar activamente,
      • focalizar en la tarea,

Representan dinámicas de trabajo que contribuyen a formar personas más competentes en el futuro. Y en consecuencia, más críticas, creativas, éticas y rigurosas.

Una de las primeras cosas que debemos hacer es conocer a nuestros alumnos. Descubrir sus fortalezas y debilidades del mismo modo que los alumnos deben conocerse a sí mismos. Sus estados de ánimo, de qué manera aprenden mejor, qué estrategias y recursos les resultan más motivadores o facilitadores…

 

¿Por qué aprender a pensar en nuestras escuelas?

 

En Escuelas Trilema, hacemos uso de diversas estrategias de pensamiento, para estimular y entrenar el pensamiento en las aulas. Por ejemplo, utilizamos las rutinas de pensamiento o destrezas de pensamiento. Las utilizamos en diferentes momentos, con diferentes contenidos y de forma sistemática y rigurosa. Con ellas, trabajamos una serie de secuencias de pensamiento de forma consciente, que es lo que hace nuestra mente de forma inconsciente ante cualquier situación.

Llevando a la práctica habitual las estrategias de pensamiento, y haciéndolas explícitas, ayudan a un entrenamiento riguroso del pensamiento crítico y creativo. En definitiva, ayudan a que nuestros alumnos piensen mejor y sean más eficaces.

Además, trabajamos terminología específica, para que puedan describir lo que ocurre en sus mentes mientras piensan y aprenden. Así, les enseñamos también a dominar lenguajes relacionados con el pensamiento y con el aprendizaje. Al mismo tiempo, vamos documentando el aprendizaje y creando diferentes productos. El objetivo es ayudarles a recordar y a organizar la información. Para que comprendan con más profundidad aquello que están trabajando.

 

Evidencias en las aulas: Documentar el pensamiento

 

Algunas de las evidencias y productos que generan, se encuentran en las paredes de nuestras aulas y de los espacios comunes. ¡No se trata de decorar!. Más bien, de documentar el pensamiento y el aprendizaje. Debemos usar diferentes metodologías, diferentes agrupaciones, trabajar la reflexión, la comprensión, que memoricen lo importante, utilizar las TICs…

Aprender a pensar en Escuelas Trilema. Evidencias para documentar el pensamiento y el aprendizaje.

Quedémonos con esta frase de Carmen Pellicer, que recoge la esencia del día a día de lo que hacemos en nuestras aulas:

“Sigamos poniendo nuestra pasión, nuestro compromiso y sabiduría en lo que hacemos, ya que poseemos la maravillosa experiencia de educar y tenemos el poder y la magia de cambiar la mente y el corazón de un niñ@”.

La metacognición y su poder en el aprendizaje

Autor: Santiago Doubtfire (Profesor Trilema La Pobla Llarga).

Apreder a aprender con estrategias de metacognición en las escuelas Trilema.

El cambio educativo está muy presente en las aulas de las Escuelas Trilema. Desde hace tiempo, hacemos uso de diferentes metodologías activas, técnicas y recursos, herramientas y formas de trabajar. La gamificación, el aprendizaje basado en proyectos, el aprendizaje cooperativo, el aprendizaje basado en problemas, el aprender a pensar, la flipped classroom, el visual thinking, las nuevas tecnologías o las competencias… Todos ellos, son conceptos trabajados en el día a día de nuestros centros educativos. Pero uno de los que más poder e importancia adquiere, es la Metacognición, gracias a la labor de los docentes. Se desarrolla la capacidad de aprender a aprender, aplicada en distintos momentos y de diferentes maneras.

 

¿Metacognición qué es?

La metacognición desarrolla la capacidad de aprender a aprender, para afrontar con éxito cualquier tipo de situación.

Vamos a adentrarnos en esta palabra tan poderosa para toda la red Trilema. En primer lugar, si descomponemos la palabra ‘metacognición’, descubrimos que el prefijo ‘meta’ significa ‘más allá’. Por lo tanto, de una manera sencilla, entendemos la ‘metacognición’, como el ir más allá de la cognición. Es decir, que nuestros alumnos sean conscientes de cómo piensan, cómo recuerdan, cómo perciben y cómo comprenden. No es una cuestión de cuánto saben nuestros alumnos. Más bien, trata de cómo han llegado a saberlo y cómo podrían aprenderlo mejor.

¿Por qué cobra tanta importancia este concepto?
¿Cómo somos conscientes de ella?
¿Es innato o se entrena?

Nos enfrentamos a muchas preguntas en torno al proceso metacognitivo y sus virtudes. Porque cada vez, es más necesario preparar a nuestros alumnos, para un presente y un futuro tan cambiantes. Que sean lo más competentes posible, para afrontarlos con éxito. Las respuestas son muy optimistas y los resultados muy alentadores. Con este tipo de herramientas, les entrenamos para ser:

      • Excelentes comunicadores,
      • buenos pensadores con capacidad crítica,
      • con una mentalidad creativa,
      • capaces de aprender de forma autónoma,
      • y de autorregularse, conscientes del proceso en todo momento,
      • que trabajen bien en equipo,
      • siendo flexibles,
      • liderando situaciones y personas de forma eficaz.

Solo desarrollando estas habilidades metacognitivas, serán capaces de resolver todos los problemas a los que se enfrenten.

 

¿Qué podemos hacer para estimular

la metacognición en educación?

 

Nuestro trabajo en el campo de la metacognición en educación, va de la mano de otros aspectos que también trabajamos a fondo. En nuestras aulas utilizamos una gran variedad de recursos y herramientas para desarrollar habilidades metacognitivas, para que nuestros alumnos conecten continuamente con la realidad. La batería de preguntas, las escaleras de la metacognición, las paradas metacognitivas, las estrategias de pensamiento, las herramientas de autoevaluación y coevaluación, o las propias conversaciones, son algunos ejemplos de estrategias metacognitivas.

En todo momento, debemos tener en cuenta los siguientes factores que intervienen en el control de la metacognición:

      • ¿Qué nivel de conciencia tiene de lo aprendido y cómo lo ha aprendido?: Es decir, si se da cuenta de que el sonido le distrae. Si sabe que aprende mejor por la mañana que por la noche. O le es más útil leer un texto en alto o en silencio. Tal vez prefiere dibujar a escribir…
      • ¿Cómo el alumno puede planificar, dirigir y controlar su aprendizaje?: En otras palabras, convertir sus objetivos en acciones, conocer los pasos que tiene que seguir, seleccionar las mejores estrategias según el problema que se le presenta…
      • ¿Cómo puede monitorizar su proceso de aprendizaje, sus fortalezas y sus debilidades?: En definitiva, si lo que puede hacer por sí solo, o necesita pedir ayuda.
      • ¿Cómo puede evaluar el resultado de lo que ha aprendido?: Dicho de otro modo, poder planificar futuros aprendizajes, y poder transferir ese aprendizaje a otros campos.

Para concluir, conviene anticipar que el conocimiento metacognitivo será un arma infalible en un futuro próximo. Podrá derrotar a aquellos, que quieren que la sociedad del futuro solo sepa reproducir contenidos ‘googleables’. Superará a aquellos que busquen individuos parecidos a una máquina, más que a una persona. Porque en este contexto, el ser humano será más importante que nunca. Y este aspecto humanizado del individuo, es lo que realmente nos diferenciará de la inteligencia artificial. Una ingeniería artificial que carece de improvisación, espontaneidad, creatividad y, sobre todo, de sentimientos.

Ahora es el momento de poner en valor nuestras capacidades humanas. ¿Estás preparado para ir más allá del conocimiento? ¿y de entrenar la mente para aprender a aprender?

 

El método científico en las Metodologías Activas

Autor: Lluís Faus Cortés (Tutor Secundaria Trilema Zamora).

Las ventajas del Aprendizaje Basado en Proyectos en asignaturas de ciencias.

Metodologías activas de aprendizaje

que utilizan el método científico

 

Diferentes metodologías activas de aprendizaje, como sucede con el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) o el Aprendizaje Cooperativo, utilizan el método científico como herramienta clave para entrenar y desarrollar el pensamiento crítico en los alumnos.

¿En qué se caracteriza el aprendizaje activo basado en el método científico? Básicamente, el método científico es una filosofía de trabajo que consiste en observar una situación concreta. Tras enunciar una hipótesis sobre lo observado, debe probarse realizando diferentes experimentos que darán por válida o no esa hipótesis inicial. Con la explicación de cada hipótesis, se formula una teoría que permite llegar a unas conclusiones en base a los resultados obtenidos. ¡Bien trabajado es un método de aprendizaje antiengaños!.

 

Aprendizaje Basado en Proyectos

en asignaturas de ciencias

 

En materias de ciencias, como sucede en matemáticas, química, física o biología, es muy común que exista un grupo de alumnos que destacan y otro grupo de alumnos que no. Podríamos pensar que las ciencias se les da bien o no, porque algunos las aprueban con dificultad o bien las suspenden y las van arrastrando año tras año. Pero como profesores, no debemos conformarnos con el hecho de que algunos alumnos sean muy buenos en asignaturas de ciencias y, sin embargo, nada hábiles en competencias comunicativas. Lo que realmente les sucede a muchos de estos alumnos, es que no llegan a descubrir la importancia del método científico como metodología de aprendizaje.

Cada vez es más necesario el entrenamiento de diferentes habilidades. La capacidad de adaptarse, de resolver problemas o de trabajar en equipo, entre otras, son determinantes hoy en día. Nuestros alumnos no saben qué futuro laboral se van a encontrar, dada la rapidez con la que se mueve el entorno. Utilizando un aprendizaje activo, el currículo de las diferentes asignaturas alcanza un verdadero sentido para ellos.

En general, los profesores de ciencias, tenemos colgado un sambenito de personas excéntricas, exigentes o incluso frikis. Muchos profesores, antes de dedicarnos a la docencia, hemos trabajado en laboratorios o en centros de investigación. Y lo que verdaderamente deseamos, es transmitir a nuestros alumnos todos los conocimientos que tenemos, en el poco tiempo que disponemos. Como docentes de ciencias, en mi caso particular como profesor de Biología en Trilema Zamora, además, tenemos el gran reto de conseguir, en nuestro día a día, motivar a la totalidad de los alumnos. Debemos ser capaces de mostrarles, que los conocimientos científicos son muy útiles y aplicables en su vida cotidiana.

 

Proyecto Fluye: escuelas más sanas y felices

Autora: Estela García (Profesora Trilema Soria).

Proyecto Fluye: Alimentando el cambio en las Escuelas Trilema.

En todas las Escuelas Trilema, hemos arrancado el Proyecto Fluye. Un programa de educación integral, bajo el lema ‘Happy & Healthy Kids‘. Abarca aspectos de la salud, la alimentación, la hidratación y la adquisición de hábitos saludables en las escuelas.

Esta iniciativa, se enmarca bajo el paraguas del movimiento Alimentando el Cambio, promovido por Danone y Ashoka. Parte de la necesidad de incidir en la mejora de la salud, de niños y niñas de edades comprendidas entre los 3 y los 11 años. Para ello, impulsa unos hábitos de alimentación saludable, dirigidos a este colectivo y a sus familias. El objetivo último es combatir los altos índices de obesidad infantil. Un problema que, según alerta la OMS, afecta a 41 millones de niños a nivel mundial. Lo que representa el 41,3% de este segmento de población en todo el mundo.

 

‘Proyecto Fluye’, un excelente aliado

para cada nivel educativo.

 

En consecuencia, Trilema ha diseñado el Proyecto Fluye, que ayuda a prevenir la obesidad infantil. Se trata de un eficaz modelo de implantación para el ámbito escolar, cuya incidencia va más allá del entorno académico. El programa está dotado de numerosos materiales y recursos para trabajar en el aula. Y es capaz de ayudar a tomar buenas decisiones y conseguir un cambio radical de los comportamientos poco saludables. Para ello, se sirve de la gamificación, del uso de la robótica y otras innovaciones tecnológicas, así como de varios recursos TIC, entre ellos Apps educativas. De este modo, los estudiantes juegan, trabajan, se motivan y se divierten, mientras crecen e interiorizan modos de vida saludable.

Más allá del ámbito familiar, la escuela tiene un innegable impacto directo en la adquisición de los hábitos saludables y sostenibles de los más pequeños. Al contrario de lo que se puede pensar, gracias a la imitación de conductas entre iguales, se consiguen avances significativos, que en el ámbito familiar pueden resultar muy costosos. Sin olvidar su efecto multiplicador, cuando estas conductas se trasladan a ese entorno familiar del alumno.

En las Escuelas Trilema lograr niños felices también es un objetivo muy importante, que más allá del aprendizaje que alcanza cada alumno. Se trata de una felicidad no solo física, sino también mental e intelectual. Y, en ese sentido, el Proyecto Fluye es un excelente aliado. Siendo madre y profesora, escuchar cómo tu hija cuenta sus logros no solo es gratificante a nivel personal. Al ver los hábitos que adopta gracias al proyecto, es cuando más consciente soy de las semillas que estamos plantando los docentes en nuestros alumnos, tan beneficiosas para su futuro.

 

Estructura del ‘Proyecto Fluye’.

El Proyecto Fluye construye entornos diferentes de trabajo para cada nivel educativo. La estructura y los objetivos son comunes en todo el alumnado, pero en cada etapa educativa y para cada curso, el enfoque pedagógico es diferente.

Para poner en marcha este programa en las aulas y garantizar su correcta puesta en práctica, ha sido indispensable formar previamente a los docentes en cada una de las programaciones didácticas, según la etapa educativa a la que van dirigidas.

Proyecto Fluye en infantil de Escuelas Trilema.    Proyecto Fluye en primero y segundo de primaria de Escuelas Trilema.

En educación infantil, los niños tienen dos nuevos amigos. Emosín es una nube sin emociones. Quiere bajar a la tierra para aprender sobre ellas, sobre los sentidos, la alimentación, la higiene o el reciclaje. Y para ello cuenta con la ayuda de Dronita. Un dron que sobrevuela la clase, ayudándole a descubrir el mundo de los humanos. A través de las vivencias de estos dos personajes, los más pequeños adquieren diferentes aprendizajes e incorporan hábitos saludables. Los logros se comparten con las familias a través de una App educativa.

En primero y segundo de primaria, el Proyecto Fluye se impulsa a través de la gamificación. Los protagonistas de ‘Una misión en Mundo Gigante’, cuentan con la ayuda de los alumnos para mejorar sus hábitos y convertirlos en saludables. Sequitón malgasta agua y toma muchas bebidas azucaradas. Dulcitona come muchos dulces y le suele doler el estómago. Enfatón, Guarretón, Dormitona, Digitona son otros gigantes con comportamientos insanos que se deben corregir. Dentro del juego, se incluyen paradas reflexivas sobre sus propios hábitos y también autoevaluaciones.

Proyecto Fluye en tercero y cuarto de primaria de Escuelas Trilema.    Proyecto Fluye: hábitos saludables desde la infancia en las Escuelas Trilema.

‘Superpoderes para evolucionar’ es el nombre del proyecto de tercero y cuarto de educación primaria. El objetivo es que los alumnos se conozcan a ellos mismos. Que exploren sobre lo que son capaces de hacer. Y que aprendan a relacionarse con los demás y con el entorno. Al tiempo que van adquiriendo esos hábitos deseables. Para ello, deben superar los desafíos que plantean Hidra, Balans, Bricy y otros personajes que aparecen en el proyecto.

Para los mayores de quinto y sexto de primaria, el proyecto es íntegramente digital. Todos los alumnos disponen de una pulsera inteligente que mide su actividad diaria, su nivel de hidratación y su calidad de descanso. Estos datos se vuelcan diariamente a través de una App educativa. Cada vez que un grupo supera los retos planteados con diferentes órganos del cuerpo humano, se destapan capas de su inteligencia artificial.

Como puedes ver en las imágenes, con el Proyecto Fluye, nuestros alumnos disfrutan y crecen sólidamente. ¿Te sumas al cambio?

La importancia de la mirada en la educación

Autora: Vanessa Cobo (Profesora Trilema SAFA y Especialista en Trastornos del Espectro Autista TEA).

Aprender a mirar en educación

 

Educar en la actualidad es todo un reto, un desafío diario. Es acompañar, recorrer con nuestros alumnos un camino de encuentros significativos –también de desencuentros-. También es aprender a mirar, con el propio estudiante como protagonista. A través de la mirada, se pone en juego, de forma irreflexiva, ese despertar, descubrir e interiorizar, presentes en todo proceso de aprendizaje.

La mirada es transformadora en cualquier relación con nuestro entorno, más aún en la educación.

 

Procesos mentales que activa la mirada

 

¿Os habéis planteado alguna vez cómo miramos una obra de arte?
¿Qué procesos mentales se activan cuando la observamos?

Lo primero que hacemos al contemplar una obra artística, es ponernos frente a ella. Abrimos bien los ojos y la observamos con pausa. La miramos con delicadeza analizando los detalles, deteniéndonos en cada uno de ellos. Intentamos descifrar lo que su autor o su autora ha querido expresar.

En una de sus excursiones, el alumnado de sexto de Primaria de la escuela Trilema Safa, ha visitado la exposición de Diego de Rivera en La Casa de México. Resulta especialmente interesante, escuchar las apreciaciones de los alumnos tras la observación de sus obras. Pero lo es aún más, verles reaccionar con la curiosidad innata que caracteriza a los más pequeños. Ya que sin tan siquiera darse cuenta, están inmersos en el proceso de aprendizaje.

 

La mirada transformadora de los docentes

 

Todo lo vivido como profesor en Escuelas Trilema, me lleva a la siguiente reflexión:

¿Cómo debe ser la mirada del profesor frente a nuestros alumnos y alumnas?

Todos nos hemos encontrado con miradas capaces de sacar lo mejor o lo peor de nosotros mismos. Nuestros alumnos desean saber y descubrir. Son curiosos e inquietos. Sin embargo, mirar de forma transformadora es responsabilidad de los maestros. Debemos trabajar la mirada que impacta. Una forma de mirar que cree vínculos entre alumno y profesor. Y para estar a la altura, debemos partir de una mirada profunda. Ese tipo de mirada, que es capaz de ver luz entre las sombras. Que puede alejarse del error o del juicio. Que puede centrarse en cada alumno sin distracciones.

Para concluir, y siguiendo con el símil anterior, para educar con arte es importante aprender a mirar al alumno. Del mismo modo que miramos una obra de arte. Dedicándole tiempo, intentando descifrar el mensaje que nos dice sin palabras. Con esa delicadeza de la que hablaba al inicio de estas líneas. Hay una expresión castellana que dice “ojos que no ven, corazón que no siente”. Pero si eliminamos el adverbio negativo, aparece una verdad aún más importante: “Ojos que ven, corazón que siente”. Porque veo de lo que eres capaz, creeré en ti. Y esa será la mejor motivación que podrás recibir como estudiante.

 

 

 

Herramientas para el emprendimiento del aula

Autor: Redacción Trilema.

Libro gratuito Pedagogías Ágiles para el Emprendimiento de Carmen Pellicer y María Batet. Recursos didácticos para la función educativa.

Conceptos vinculados al emprendimiento y a las estrategias empresariales, aportan hoy en día una interesante dimensión al sector educativo. Hablamos de diferentes técnicas como el management, la innovación, la autonomía personal, el liderazgo y otras habilidades directivas. Sin duda, representan nuevos recursos pedagógicos, mucho más ágiles y con capacidad de adaptarse a momentos de incertidumbre. Estas competencias emergentes, han servido de inspiración a Carmen Pellicer y a María Batet, para redactar el libro Pedagogías Ágiles para el Emprendimiento”.

 

Cuaderno PAE, herramientas y técnicas pedagógicas de apoyo

 

En este Cuaderno PAE, sus autoras desarrollan, de una forma clara y muy visual, diferentes herramientas y técnicas pedagógicas de apoyo para el ámbito escolar. Como resultado, presentan una serie de recursos pedagógicos testados para la tarea docente. El fin es el de ayudar a directores de escuelas y a profesores, a organizar y dinamizar sus aulas de un modo óptimo.

Algunas de estas herramientas y técnicas pedagógicas son tendencia ya en educación. Como puede ser el caso del Trabajo por Proyectos, Design Thinking, DAFO, StoryBoard, KANBAN, SCRUM o Elevator Pitch. Otras, menos populares que son igual de efectivas. Por ejemplo, Smoke Test, Estrella de Mar, Mad Sad Glad. Cabe destacar también de todas ellas, que se pueden aplicar a cualquier contenido de aula. Su implementación permite conocer las claves del aprendizaje a través de la confianza, la adaptación al cambio, el trabajo en equipo o incluso desde el error, entre otros aspectos pedagógicos.

Fundación Princesa Girona, en colaboración con Aula Planeta, pone al alcance de todos el Cuaderno PAE. Ya puedes disponer de este significativo documento de apoyo, a la ardua y apasionante función educativa en los nuevos tiempos.

“Cuando fortalecemos el talento emprendedor de los niños y los jóvenes potenciamos su creatividad; su disposición positiva para la innovación y el cambio; su confianza en sí mismos; su motivación para el éxito”. (Preámbulo Cuaderno PAE. Francisco Belil, Presidente de la Fundación Princesa Girona.)

Descarga aquí gratis el libro “Pedagogías Ágiles para el Emprendimiento”.

 

Las habilidades docentes en Guinea Ecuatorial

Autores: Javier Burgos (Jefe de Estudios Trilema SAFA) y Luis Pintado (Profesor Coordinador Trilema El Pilar).

Trilema imparte cursos de habilidades docentes en Guinea Ecuatorial

Un equipo de formadores de Trilema viajamos recientemente al centro de África. La finalidad era impartir distintos cursos de competencias docentes en Guinea Ecuatorial, dirigidos a directores de escuela y a profesores de educación infantil, primaria y secundaria del país africano. Nuestra ruta de formaciones recorrió gran parte del estado, no solo para conocer de primera mano su sistema educativo. Viajamos allí con la finalidad de implantar nuevas habilidades docentes en colegios de Malabo, Bata, Ebebiyin y Evinayong.

Son muchas las congregaciones religiosas que abanderan la misión educativa en este país centroafricano. En concreto, Religiosas de Jesús-María, Hermanas de la Caridad de Santa Ana, Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl y Religiosas Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza. Que en cada expedición, nos acogieron con los brazos abiertos y nos abrieron sus escuelas de par en par. Así pudimos conocer y evaluar el día a día de estos centros educativos.

 

La educación como instrumento de cambio

 

Todos los centros educativos participaron en nuestras formaciones con muchas ganas de aprender. El principal estímulo que les movía a desarrollar sus competencias docentes, era hacer que sus alumnos desarrollasen todo su potencial. Mostraban una gran motivación al transmitir conocimientos y al educar a las nuevas generaciones. Apostaban por la formación de sus alumnos, como una clara oportunidad de mejora de cara al futuro.

Fue muy gratificante observar cómo estos docentes, veían en la educación un instrumento de cambio. Una oportunidad de crecer como docentes y de hacer crecer a sus alumnos, pese a no contar con las comodidades a las que nosotros estamos acostumbrados.

Juntos, generamos espacios de crecimiento profesional y enriquecimiento personal mutuo. Durante dos semanas, asistimos a sus clases para ver cómo funcionaban sus aulas. También impartimos sesiones y aplicamos estrategias para consolidar las metodologías aprendidas durante nuestras formaciones pedagógicas. Al tiempo que compartíamos recursos, comparábamos impresiones e intercambiábamos juegos y riquezas culturales.

 

Diseñando buenas clases

 

Dada la particular circunstancia que vive la educación de este país, se llevó a cabo una formación a medida para sus colegios. La gestión del aula y el diseño de la buena clase, fueron algunos de los pilares fundamentales de nuestros cursos de formación.

Una vez allí, pudimos ver que, desde un sistema educativo en ocasiones anticuado, los profesores se enfrentaban a grupos muy numerosos de alumnos. Habitualmente con un mínimo de 40 alumnos, pero en algunos casos, contamos hasta un máximo de 80 estudiantes por aula. Sin embargo, advertimos que compartíamos con ellos muchas inquietudes. Coincidíamos en alertar del uso de móviles en el aula, del peligro de la influencia de las redes sociales, de la desmotivación o del abandono escolar. 

 

Red de #EQAp en Guinea Ecuatorial

 

Durante nuestro viaje a Guinea, también visitamos los colegios María Ràfols en Mbini y La Milagrosa en Mokom. Ambos pertenecen a nuestra red de Escuelas que Aprenden (#EQAp). Con gran satisfacción, comprobamos el buen nivel académico de los alumnos. Sus ‘Compara y contrasta’, sus ‘Partes del Todo’ o sus ‘Preguntas estrella’, nos resultaban estrategias de aprendizaje tan familiares, que nos hacían sentir como en casa a 4500 km de distancia.

 

 

 

Aula TIC, gran aliada de profesores y alumnos

Autora: Andrea Pérez (Profesora Trilema La Pobla Llarga).

El uso de las TIC en las aulas de las Escuelas Trilema
 

Las TIC en el aula

 

El presente y el futuro de la sociedad está en constante cambio. El contexto evoluciona de forma vertiginosa. Y la transformación digital afecta a aspectos de la organización, del trabajo, de las relaciones con los demás e incluso en la manera que aprendemos.

 

¿Cómo afecta la economía digital a la educación?

 

Las escuelas deben dar respuesta a las competencias digitales que exige el cambio. Y deben preparar a los más jóvenes para ello. No solo en conocimientos, destrezas o habilidades. También en actitudes y emociones, para afrontar de forma exitosa los desafíos que plantea esta nueva era.

En este contexto, la tecnología se ha convertido en la gran aliada tanto de alumnos como de profesores en las Escuelas Trilema. Progresivamente, han desplazado los métodos tradicionales de enseñanza y de aprendizaje. Las constantes innovaciones tecnológicas adquieren un papel protagonista en nuestras aulas. Y no vienen solas, van de la mano de competencias TIC para el desarrollo de habilidades docentes.

El aula TIC aporta grandes beneficios a estudiantes y a profesores:

      • Es una fuente inagotable de recursos,
      • enriquece el aprendizaje cooperativo,
      • convierte las clases en experiencias más atractivas y dinámicas,
      • aprendizaje exponencial, de carácter lúdico.

La motivación por este aprendizaje, es algo que solo logra la tecnología. Hacerlo visualmente atractivo, provoca un  feedback constante de reacciones positivas por parte de los alumnos.

 

¿Cómo hacemos uso de las tecnologías en el aula?

 

En Escuelas Trilema utilizamos diferentes metodologías de enseñanza, derivadas de las TICs educativas y de sus hábitos de consumo. Metodologías como la gamificación, la metacognición, o las rutinas de pensamiento. Estas, además de agilizar el proceso de aprendizaje, ayudan a los alumnos a ser más competentes en su paso a la vida adulta.

También trabajamos con Apps educativas. Nos permiten producir, mostrar y compartir el trabajo con los compañeros de clase, con los profesores e incluso con las familias. Hoy en día, el acceso a internet, los ordenadores, convertidos en chromebooks, las tablets o la pizarra interactiva son elementos habituales. Tan útiles en el aula, como lo pueden ser una silla o una mesa.

Podemos leer, hablar, crear presentaciones, mejorar las habilidades de escucha online, trabajar con material de realidad virtual o viajar a la otra punta del mundo sin salir de la escuela. Pero no hay que olvidar, que los profesores debemos adecuar el uso de los recursos digitales a las necesidades de los alumnos.

“La tecnología es solo una herramienta. Para conseguir que los niños trabajen juntos y motivarles, el profesor es lo más importante” (Bill Gates).